13/4/15

Parkinson: Detección temprana 13-04-2015

.
Parkinson: Detección temprana

¿Ha perdido el sentido del olfato? ¿Se cae de la cama por la noche? Pueden ser señales iniciales de la enfermedad de Parkinson

MIAMI- Datos recientes sugieren que la incidencia de la enfermedad de Parkinson entre los hispanos y las personas que viven en ciertas comunidades rurales es más alta que en la población general.

Según Joyce Oberdorf, presidenta National Parkinson Foundation (Fundación Nacional del Parkinson -- NPF, siglas en inglés), encuetas nacionales muestran que los latinos que viven en zonas rurales, o en áreas con problemas económicos, carecen de acceso a una atención médica de calidad, incluida la información actualizada y en español de la enfermedad de Parkinson.

Por ello, Fundación Nacional del Parkinson lanzó recientemente la primera Línea Telefónica de Ayuda con información bilingüe sobre la enfermedad de Parkinson, donde especialistas, trabajadores sociales y enfermeras, podrán responder preguntas sobre la enfermedad en inglés y en español.

Además, la NPF está ofreciendo un nuevo folleto gratis titulado “10 Early Warning Signs of Parkinson’s Disease” (Diez Señales Iniciales de Aviso de la Enfermedad de Parkinson). El número sin cargo y el folleto gratis son para todos los que tengan preguntas sobre la enfermedad; especialmente aquellas personas con acceso limitado a información y recursos locales.

“Estamos lanzando la Línea de Ayuda y el nuevo folleto para aumentar el conocimiento de la enfermedad de Parkinson, y para llegar a personas que viven en áreas con poca o ninguna información para reconocer sus primeras señales de aviso”, declara Oberdorf.

Asimismo la funcionaria expresó que, “muchas personas atribuyen frecuentemente los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson al proceso normal del envejecimiento, lo que causa graves consecuencias más tarde. Pero reconocer los síntomas y recibir un diagnóstico exacto a tiempo ofrece más oportunidades de vivir una vida más larga y saludable”.

Los síntomas iniciales de la enfermedad de Parkinson son: dificultad para moverse o caminar, temblores o estremecimientos, andar encorvado, escribir con letra pequeña, pérdida del olfato, dificultad para dormir, voz suave o baja, tener una expresión facial seria o similar a una máscara, mareos o desfallecimiento y estreñimiento.

“La Línea de Ayuda es nuestra manera de decirle al público hispano que no tienen que afrontar el Parkinson solos”, explica Oberdorf. “Dondequiera que usted viva, puede llamar y hablar con profesionales de la salud para recibir la ayuda que necesita en tiempo real”.

Para cada llamada a la Línea de Ayuda de la NPF, especialistas de información sobre el Parkinson proporcionan conexiones a recursos y redes locales de apoyo a través de 43 Centros de Excelencia de la NPF, 43 capítulos afiliados y más de 900 grupos de apoyo en todo el país.

Específicamente, especialistas de información sobre el Parkinson ayudan a las personas que llaman a localizar recursos en su área, y además les envían un paquete informativo que los ayudará a estar bien informados en su próxima visita al médico general o al especialista en trastornos del movimiento.

Además de ayudar a las personas con la enfermedad de Parkinson, la Línea de Ayuda es también para sus cuidadores, sus familiares y sus seres queridos; puede convertirse en parte integral de un sistema de apoyo para toda persona afectada por la enfermedad de Parkinson.

Oberdorf agregO: “Si usted llama a la Línea de Ayuda, hablará con una persona real que entiende sus necesidades y lo ayudará a romper el aislamiento que demasiados pacientes y cuidadores sienten”.

La puesta en marcha de; recurso telefónico de la NPF es posible gracias al generoso apoyo de la Medtronic Foundation y miles de personas con el Parkinson y sus familiares.

Para acceder a la Línea de Ayuda marque sin costo 1-800-473-4636 begin_of_the_skype_highlighting              1-800-473-4636      end_of_the_skype_highlighting de lunes a viernes, de 9 a.m. a 5 p.m. (hora del Este). Para más información, visite: www.parkinson.org/helpline.
 

31/3/15

Ejercicio para el Parkinson 31-03-2015


Ejercicio para el Parkinson

Aunque parezca contradictorio, recomendarle ejercicio a un paciente de Parkinson, que lucha por controlar el movimiento o contra la rigidez, la verdad es que es una actividad clave para posponer la incapacidad.

“Ejercicio, ejercicio, ejercicio”. Lo repite una y otra vez la neuróloga Carmen Serrano Ramos, quien tiene una clínica para atender a los que padecen ese mal y hace investigación en el Recinto de Ciencias Médicas, de la Universidad de Puerto Rico.

Que caminen, que corran bicicleta, que naden, que tomen clases de acuaeróbicos, de Yoga, de Tai Chi y hasta de baile. Toda actividad, claro, depende del estadío en que se encuentre el paciente, ya que una persona a la que le esté comenzando el mal podría correr bicicleta, mientras que uno en estadío intermedio, quizás necesitaría usar la bicicleta estacionaria.

“Tengo pacientes que llevan 10 años con Parkinson y siguen trabajando”, declara la experta para ilustrar el bienestar y el efecto preventivo que puede ofrecer tener la disciplina de mantenerse activo. La neuróloga explica que la actividad física ayuda a la persona a manejar los problemas de movimiento y, a largo plazo, retrasa la progresión de la enfermedad, ayuda a fortalecer los músculos y a mejorar el balance, entre otros.

Serrano aclara, sin embargo, que el ejercicio no es todo; es parte de un tratamiento multidisciplinario que integra medicamentos, ejercicios, nutricionista, terapias del habla (cuando se requiere), terapia ocupacional y física, y consultas con un trabajador social y un sicólogo, además de las visitas al neurólogo.

Explica la neuróloga que el Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta el movimiento, el control muscular y el balance, entre otras cosas, y que es resultado de una deficiencia del neurotransmisor dopamina. Es el segundo desorden neurodegenerativo más común después del Alzheimer.

Hasta ahora, no tiene cura y es más común en personas de 60 años o más. En un 15% o 20% de los casos hay un componente genético. También hay unos factores ambientales y de medicamentos, que pueden adelantar la muerte de las neuronas que producen la dopamina.

En el 85% o más de los casos, el diagnóstico se hace a base de los síntomas de la personas, explica Serrano. Los síntomas más característicos son: temblor de las manos mientras están en descanso (sin hacer nada), rigidez muscular, lentitud en movimiento y pérdida de balance al caminar. La persona puede presentar uno o más de estos síntomas.

Otros síntomas que también se presentan son: la pérdida de la expresión facial, que ocurre antes de que se presenten los problemas motores; y un cambio en el patrón de escritura para usar letras bien pequeñitas.

Serrano explica que, a veces, las personas han presentado otros problemas por un tiempo antes de tener problemas motores que nunca se vincularon con Parkinson y que, aparentemente, están vinculados como: estreñimiento, aumento en la frecuencia de orinar, disminución del volumen de la voz y disturbios del sueño.

Adelantos médicos

El tratamiento farmacológico consiste básicamente en medicamentos que promueven la producción de dopamina (dopaminérgicos). Que son los más efectivos. Hasta ahora se administran mediante pastillas, pero Serrano anticipa que se trabaja en una mecanismo para que la persona reciba la dosis automáticamente, como se hace con los dispensadores automáticos de insulina.

Para pacientes que estén en estadío intermedio o avanzado, que ya estén en la dosis máxima y necesiten algo más o tienen movimientos que no pueden manejar, está disponible la cirugía mediante la cual se coloca un neuroestimulador en el cerebro, lo cual mejora los síntomas del paciente, explica Serrano. La cirugía se hace en Ciencias Médicas.

La doctora advierte sobre tratamientos que se ofrecen a base de células madre y manipulación genética porque, las que realizan científicos e instituciones certificadas, todavía están en una fase experimental.

Investigación

Durante cirugías de estimulación profunda al cerebro de 10 pacientes, investigadores de la Universidad de Queensland, Australia, descubrieron que más de una parte del cerebro es responsable de planificar los movimientos del cuerpo, lo cual ayuda a entender la enfermedad y podría ayudar a futuros desarrollos médicos.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad California (UCLA) descubrió que la exposición al fungicida Benomyl, que fue prohibido en 2001, puede aumentar el riesgo de desarrollar Parkinson. Lo mismo ocurriría con otros 11 pesticidas.

Un estudio de la Universidad de Duke, que utilizó ratones, concluyó que una estimulación eléctrica a la columna dorsal mejora temporalmente los síntomas del Parkinson.
 

Andar sobre una cinta mecánica ayuda a los enfermos de Parkinson 31-03-2015

 
Andar sobre una cinta mecánica ayuda a los enfermos de Parkinson
  • Estos enfermos tienen problemas para caminar y sufren más caídas y fracturas
  • Gracias al ejercicio los pacientes mejoran su capacidad para caminar
Como en el caso de muchas otras dolencias el ejercicio puede ser un gran aliado para los pacientes de Parkinson. Caminar de forma regular sobre una cinta andadora ayudaría a estos enfermos a mejorar sus capacidades motoras y a reforzar su autonomía, tal y como expone una revisión de estudios publicada en 'The Cochrane Library', la publicación de la Cochrane Collaboration, una organización internacional que se dedica a revisar las evidencias científicas sobre los tratamientos médicos.
El Parkinson es una enfermedad degenerativa, progresiva e incapacitante, que se caracteriza clínicamente por la lentitud de movimientos y del discurso (bradiquinesia), el temblor, la rigidez y la inestabilidad postural. Aunque las disfunciones que provoca la dolencia son apreciables en todos los estadios de la misma su severidad suele ir incrementándose a medida que el tiempo avanza.

Frecuentemente, los pacientes experimentan dificultad para andar y encadenar movimientos suavemente así como episodios de parálisis. Estas deficiencias, unidas a los problemas de equilibrio que también experimentan los enfermos, provocan una mayor incidencia de caídas, con el consiguiente riesgo de fracturas.

A la hora de luchar contra estos síntomas el uso de tratamientos no farmacológicos como la fisioterapia han ofrecido prometedores resultados. También recientemente se ha probado el uso de aparatos electromecánicos como la cinta andadora.

Con objeto de evaluar la eficacia de este último instrumento un grupo de investigadores dirigidos por Jan Mehrholz, del Instituto Científico de Kreischa (Alemania) analizó los datos obtenidos en ocho investigaciones en los que participaron un total de 203 pacientes.

Los científicos midieron las ventajas de incorporar o no el entrenamiento con una cinta andadora a la rutina de los enfermos de Parkinson, evaluando si gracias al ejercicio mejoraba la velocidad al caminar, la amplitud de la zancada, el número de pasos por minuto (cadencia) y la distancia recorrida.

Los autores llegaron a la conclusión de que la terapia tenía un efecto positivo en todos estos parámetros, con excepción de la cadencia al andar, que no se benefició del uso de este aparato. "El entrenamiento con cinta andadora parece ser una forma segura y eficaz de mejorar la manera de caminar en los enfermos de Parkinson", explica Mehrholz. "Algo crucial fue que se observaron muy pocos efectos adversos o caídas en pacientes que recibieron este tipo de terapia rehabilitadora".

No obstante, los científicos reconocen que estos hallazgos deben ser considerados con cautela, ya que están basados en un pequeño número de estudios. "Todavía existe la necesidad de ensayos más grandes que establezcan si el entrenamiento con cinta andadora puede ser empleado de forma segura como terapia rutinaria en los pacientes de Parkinson", matiza Mehrholz.

"También tenemos que contestar cuestiones básicas acerca de cuánto durarán los beneficios y en qué debe consistir un buen programa de entrenamiento. Por ejemplo, ¿con qué frecuencia y durante cuánto tiempo deben entrenar los pacientes?", se pregunta el investigador.

30/3/15

Los beneficios que no conocías del café 30-03-2015


Los beneficios que no conocías del café

Científicos lograron crear moléculas, basadas en las del café, para tratar enfermedades como el Alzehimer, Parkinson y Asma. También se encuentran desarrollando fármacos para el tratamiento de la Esquizofrenia.


El origen del café se suele situar en la actual Etiopía, en el mismo lugar por el que pasearon primates como Ardi o Lucy, los primeros seres que se pueden empezar a considerar humanos. Desde esa cuna egregia, el elixir comenzó a conquistar el mundo a través de los pueblos árabes. Allí, se cuenta que los monjes sufíes comenzaron a emplear la bebida para mantenerse despiertos hasta los rezos de media noche. Y a Mahoma, el profeta, se le atribuye, en unas declaraciones difíciles de contrastar, haber proclamado que bajo la vigorizante influencia del café era capaz de derribar a 40 hombres de su caballo y poseer a 40 mujeres.

Algunos historiadores cuentan que su llegada a Europa, a partir del siglo XVII, otorgó capacidades aún más transformadoras que las de derribar jinetes o lograr proezas sexuales improbables. La sustitución de bebidas alcohólicas como la cerveza o el vino por café pudo ser un acicate intelectual que en último término desembocó en movimientos como la Revolución Francesa.

Las cualidades del café y la cafeína se conocen desde hace tiempo, pero no hace tanto que es posible extraer sus poderes, concentrarlos y dirigirlos para tratar enfermedades con eficacia. Es lo que está tratando de hacer la empresa catalana Palo Biofarma. Julio Castro, director de la compañía, cuenta que su equipo ya tenía experiencia en la búsqueda de fármacos que aprovechasen los efectos de la cafeína sobre los receptores de adenosina. Sin embargo, su método era en principio de ensayo y error, porque no sabían cómo encajaban exactamente las moléculas de cafeína y los receptores a los que se acoplan para provocar su efecto. Eso cambió en 2006. El mismo año que se fundó Palo Biofarma, la tecnología de rayos X permitió conocer con precisión cómo se producía esa unión.

Ver en la oscuridad

"Eso fue como empezar a ver donde antes habíamos sido ciegos", recuerda Castro. Hasta ese momento, su objetivo había sido tratar de diseñar compuestos que lograsen engarzarse solo con uno de los tipos de receptores con los que interacciona la cafeína. Con fármacos tan selectivos, sería posible lograr, a partir del café, un efecto sobre el alzheimer sin necesidad de tener también los efectos diuréticos o un diurético sin que tenga efectos sobre el sistema nervioso central.

"Con el conocimiento de la estructura cristalina vimos que el modelo que utilizábamos para ver cómo se unían las moléculas era diferente del real, y a partir de ahí comenzamos a sintetizar compuestos para distintas enfermedades", afirma Castro. Desde entonces, ya han logrado desarrollar dos moléculas que han superado la primera fase de los ensayos clínicos, la que comprueba que se puede emplear con seguridad, y cuentan con financiación para avanzar en la segunda fase, la que comienza a probar su eficacia. Una de ellas va dirigida a los receptores del cerebro, y servirá, si finalmente completa todo el proceso, para tratar el párkinson. La segunda se enfoca en los del pulmón y trataría el asma.

El objetivo de Palo Biofarma es desarrollar los dos compuestos hasta un punto en el que una farmacéutica se interese por llevarlos hasta la tercera fase de ensayos clínicos y finalmente a los pacientes. Entretanto, la compañía sigue trabajando para desarrollar otros fármacos que aprovechen las cualidades de la cafeína. Ahora, los receptores en los que se centrarían son los del cerebro y una de las enfermedades que están en su punto de mira es la esquizofrenia. "Hay drogas para el tratamiento de la esquizofrenia que se enfocan en el desequilibrio de adenosina", señala Castro. Modulando el equilibrio entre la dopamina y la adenosina lograrían tratar esta enfermedad mental. En este campo, el director de Palo Biofarma reconoce que tienen más competencia, pero cree que la experiencia adquirida con los otros dos fármacos les permitirá ser competitivo. Entretanto, siguen buscando dianas sobre las que dirigir fármacos para seguir aprovechando las cualidades ocultas del café. El potencial de la bebida que nació en el mismo lugar que la humanidad parece que aún tiene mucho que ofrecer.

29/3/15

A mayor consumo de anfetaminas, mayor riesgo de desarrollar Parkinson 29-03-2015

.
A mayor consumo de anfetaminas, mayor riesgo de desarrollar Parkinson

Las personas que han consumido anfetaminas como la benzedrina y la dexedrina parecen tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson, según un estudio de la División de Investigación de Kaiser Permanente en California del Norte en Oakland que se ha hecho público durante la reunión anual de la Academia Americana de Neurología que se celebra en Honolulu (Estados Unidos).

La benzedrina y la dexedrina son anfetaminas que a menudo se recetan para aumentar el estado de vigilia y centrar a personas con trastorno de hiperactividad y déficit de atención y narcolepsia, un trastorno que causa una somnolencia excesiva durante el día y ataques repentinos de suelo. Las anfetaminas también se utilizan en el tratamiento de lesiones cerebrales.

En el estudio participaron 66.348 personas en el norte de California que habían participado en el Examen de Cohorte de Revisión de Salud Multifásico entre 1964 y 1973 y fueron evaluados de nuevo en 1995. La media de edad de los participantes al inicio del estudio era de 36 años. De los participantes, 1.154 personas habían sido diagnosticadas con enfermedad de Parkinson hacia el final del estudio.

La exposición a las anfetaminas se determinó por dos cuestiones: una sobre el consumo de los fármacos para la pérdida de peso y una segunda cuestión sobre si las personas a menudo consumían benzedrina o dexedrina. Las anfetaminas se encontraban entre los fármacos más utilizados para perder peso cuando se recopiló la información.

Según señala el estudio, estas personas que informaron del consumo de estos dos fármacos eran casi un 60 por ciento más propensos a desarrollar Parkinson que aquellas personas que no tomaron los fármacos.

Stephen K. Van Den Eeden, responsable del estudio, señala que las anfetaminas afectan a la liberación y recaptación de dopamina, el neurotransmisor clave implicado en la enfermedad de Parkinson. Van Den Eeden concluye que será necesario realizar más investigaciones para confirmar la asociación y descubrir más sobre los posibles mecanismos que intervienen.

 

10/3/15

Así funciona el tratamiento no invasivo que mejora los síntomas del Parkinson

 
Así funciona el tratamiento no invasivo que  mejora los síntomas del Parkinson

La innovadora técnica estimula zonas específicas y profundas del cerebro, logrando en aquellos que padecen la enfermedad, complementar y mejorar la efectividad de los tratamientos farmacológicos, y conseguir mejoras significativas en los síntomas motores y no motores.


publimetro.cl

En nuestro país el Parkinson afecta a entre el 1% y 2% de la población mayor de 65 años lo que representa al menos 30 mil personas que padecen esta enfermedad neurológica. Si bien en los últimos años la medicina se ha abocado a buscar señales que brinden un mejor tratamiento a quienes lo padecen, hace tres años se están aplicando en Chile procedimientos no invasivos y con resultados efectivos como es la Estimulación Magnética Transcraneana Profunda (Deep TMS).

El tratamiento de Parkinson con la tecnología Deep TMS, llegó a Chile de la mano de la Clínica Neuromagnetics. Se trata de un procedimiento indoloro que no presenta efectos sistémicos ni secundarios. Inducido por una bobina sobre la cabeza del paciente se generan pulsos electromagnéticos que estimulan e inhiben las  zonas específicas y más profundas de la estructura del cerebro.

Según Jimmy Stehberg, Doctor en Neurociencia, y quien ha participado activamente a nivel mundial en el desarrollo de Deep TMS, esta tecnología se utiliza en el Parkinson “tanto para mejorar la efectividad de las terapias farmacológicas existentes, como para aumentar las respuestas de los síntomas motores y no motores. En el fondo, trata de normalizar la actividad cerebral que está afectada por la enfermedad y puede extender durante el día, en promedio, casi el 40% las respuestas positivas de los medicamentos”.

En 12 sesiones, cada una de ellas de 45 minutos, el tratamiento potencia los efectos terapéuticos de la L-Dopa (medicamento más utilizado para tratar esta patología) y a la vez, controla sus efectos adversos.

Los pacientes tratados con esta tecnología muestran mejoras significativas y efectos inmediatos en disquinesia (movimientos descontrolados y no funcionales), temblor, rigidez (aumento de la tensión de los músculos) y bradiquinesia (lentitud de movimientos). Además, mejora otros síntomas asociados con esta enfermedad, como es la depresión.

Stehberg agregó que “se obtiene en promedio algo similar de 8 puntos en las escalas más utilizadas en neurología. Son mejorías asociadas a los síntomas de rigidez y en la sensación de estabilidad. Recobran bastante el equilibrio, pueden volver caminar sin ayuda, moverse algo más rápido y ganar más independencia, lo que les permite mejorar su calidad de vida”.
 

23/2/15

Anemia: un vínculo de riesgo a padecer del mal de Parkinson 23-02-2015


Anemia: un vínculo de riesgo a padecer del mal de Parkinson

El mundo de la medicina ha avanzado a pasos agigantados. Hoy en día, existen diversos métodos para detectar la mayoría de enfermedades a tiempo; también los medicamentos y tratamientos para contratacarlas o controlarlas. A pesar de ello, científicos en la medicina siguen buscando otras posibilidades, como: el vínculo de una enfermedad con otra. Y recientemente, han encontrado que existe una correlación entre la anemia y el mal del Parkinson.


"Nos sorprendió descubrir que la anemia crónica o niveles bajos de hemoglobina tenían una vinculación con el riesgo para la enfermedad de Parkinson, entre 20 a 30 años después", dijo Walter Rocca, médico neurólogo de la Mayo Clinic y lider de la investigación.

¿Qué es la anemia?

La anemia ocurre cuando la sangre no tiene suficiente hemoglobina (proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno desde los pulmones hacia el resto del cuerpo). Una de las causas comunes de la anemia es la falta de hierro, ya que el organismo necesita hierro para fabricar hemoglobina.

"En el estudio, que se analizaron los casos de 196 personas que desarrollaron la enfermedad de Parkinson, desde 1976 hasta 1995, se observó tanto anemia diagnosticada por un médico como valores bajos de hemoglobina", dijo Rocca.

Rocca aseguró que se trata de un estudio inicial y que aún es necesario realizar más estudios para confirmar los resultados completamente. Aún no queda clara la causa de esta relación, pero Rocca dijo que continuará con la investigación y que ésta podría derivar en nuevas formas de evitar o tratar la enfermedad de Parkinson.

¿Qué puede causar la anemia?

Los médicos tienen una lista de situaciones que podrían ocasionar bajos niveles de hierro, entre los que se encuentran la falta de hierro en la dieta, crecimiento acelerado entre los niños, el embarazo, y la pérdida de sangre.

Por eso, los dietistas recomiendan tener una alimentación balanceada que contenga hierro y también vitamina C: que es el transportador del hierro en el organismo. Por eso es importante comer carne con vegetales y ensaladas; éstas ayudan a que el cuerpo absorba el hierro", dijo la nutricionista Malena Perdomo.

Según Perdomo, el mito de que demasiado consumo de hierro puede engordar, es incorrecto; aunque todo debe hacerse con moderación. Media taza de frijoles, gran proveedor de hierro, puede ser equivalente a una rebanada de pan.

Comidas con alto contenido de hierro:

- Hígado y otras carnes /// - Mariscos.

- Frutas secas como ciruelas pasas y uvas pasas.

- Vegetales verdes /// - Granos enteros.

- Panes y cereales fortificados con hierro.

22/2/15

Prueba de aliento para diagnosticar la Enfermedad de Parkinson


Prueba de aliento para diagnosticar la Enfermedad de Parkinson

unocero.com

Investigadores de la Universidad de Cambridge y el Instituto de Tecnología de Israel han desarrollado un novedoso test que permitiría detectar precozmente la Enfermedad de Parkinson a través del aliento.

La Enfermedad de Parkinson es una patología que afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos. En estas areás afectadas las neuronas que producen una sustancia química llamada dopamina mueren o no funcionan adecuadamente.

Actualmente no existe ninguna prueba que permita confirmar la presencia de esta enfermedad neurodegenerativa, cuyo diagnóstico suele basarse en la detección de determinados síntomas y el uso de técnicas de imagen cerebral para descartar otros trastornos. Lo que hace que, en muchos casos, su diagnóstico se produzca cuando la enfermedad ya está avanzada. Motivo por el cual un diagnóstico precoz es clave para comenzar a tratar la enfermedad cuanto antes, de ahí que lleven años buscando diferentes mecanismos para mejorar su detección.

En esta investigación, el trabajo se centró en la pérdida progresiva de células nerviosas del cerebro y en la huella química que deja en el organismo para desarrollar el test de diagnóstico. Para ello, han buscado biomarcadores en sangre, líquido encefalorraquídeo y aliento exhalado, donde han encontrado algunos compuestos orgánicos volátiles (COV) que podrían alertar del deterioro cerebral que se está produciendo.

En su primer ensayo clínico realizado en Israel a 57 personas, el test permitió identificar a aquellos que habían desarrollado la enfermedad e incluso distinguir entre diferentes subtipos, en función de la presencia y cantidad de los diferentes compuestos orgánicos, de ahí que ahora estén barajando repetir la prueba a mayor escala para confirmar su eficacia.

“El objetivo del trabajo, que se realizará en Inglaterra con la asociación benéfica Parkinson UK, es conseguir al menos 200 voluntarios, para poder identificar nuevos biomarcadores que permitan detectar a los pacientes incluso antes”, dijo Simon Stott, responsable de la investigación.

La prevalencia del Parkinson en el mundo es difícil de cuantificar debido a la dificultad de recopilar información precisa sobre esta enfermedad en los distintos continentes, sin embargo se estima que mundialmente hay un poco más de 10 millones de personas diagnosticadas.

“Este método podría proporcionar la respuesta que están buscando, sin la necesidad de escáneres cerebrales, análisis de sangre y muestras de orina, que muchas veces no dicen a un médico si definitivamente alguien tiene la condición”, dijo Arthur Roach, Director de Investigación y Desarrollo de Parkinson UK.