23/5/15

Diagnóstico a tiempo de pacientes con Parkinson permitiría mejorar su calidad de vida 23-05-2015

.
Diagnóstico a tiempo de pacientes con Parkinson permitiría mejorar su calidad de vida

En junio se presentó en el Congreso Anual del Movement Disordes Society la investigación sobre enfermedad de Parkinson a cargo del Doctor Luis Lay-Son, académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile y director del Diplomado en Medicina Tradicional China.



La investigación, cuyo objetivo es la búsqueda de las características clínicas y demográficas de la enfermedad, además de la demora existente en los servicios de atención desde que el paciente se da cuenta del primer síntoma hasta que es atendido por el neurólogo o los especialistas en el área, se titula “La enfermedad de Parkinson: características generales en 100 pacientes sin tratamiento, estudio en un hospital público chileno”.

“Evaluamos a todos los pacientes diagnosticados de Parkinson y nos encontramos con sorpresas, porque del total, el 80 por ciento eran diferidos de la atención primaria y el otro 20 por ciento eran pacientes diferidos de otras especialidades. Las características que a nosotros nos interesaba saber era, por ejemplo, cuánto se demoraba un paciente desde que notaba el primer síntoma hasta que es diagnosticado. El resultado demostró que podían pasar desde uno a 72 meses”, explica Luis Lay-Son.

El especialista aclara que, actualmente, “la estrategia dentro de los neurólogos que se dedican al Parkinson, es hacer un diagnóstico más precoz, pero hasta hoy no había un estudio claro en el sentido de cuánto tiempo lleva el paciente con los síntomas”.

El segundo objetivo de la investigación, es conocer con qué síntoma se manifiesta la enfermedad. Porque, como explica Luis Lay-Son, “es una enfermedad que se viene desarrollando lentamente durante años y cuando al paciente le quedan sólo el 20 por ciento de las neuronas de dopamina, que son las que mayoritariamente afecta el Parkinson, aparecen los síntomas. En este momento la enfermedad se manifiesta con el temblor o la rigidez en el cuerpo”.  

Ante estos resultados, la idea de la investigación es ser un aporte social, generando diagnósticos precoces para mejorar la calidad de vida del paciente. “Es un tema de salud pública.  Estos datos nos sirven para tener una retroalimentación de lo que estamos haciendo, porque no teníamos esta visión. Nos sirve para hacer, educar y mejorar”, comenta el académico.

El Parkinson es una enfermedad, que a diferencia de la diabetes, no se puede diagnosticar con exámenes específicos de sangre o glucosa, limitando la oportunidad de su diagnóstico.

Por esto, el especialista de la Usach insiste que  una de las conclusiones de la investigación es la necesidad de educar a los médicos de los servicios de atención primaria y a la población en general a través de instructivos, guías, pequeñas charlas y conferencias, para que puedan distinguir clínicamente los síntomas que presenta un paciente con Parkinson.

Con este trabajo se podrá generar un modo de pesquisa precoz de los casos para alcanzar a realizar un tratamiento, que si bien no detendrá la enfermedad, permitiría mejorar la calidad de vida de los pacientes. “Hay mucha gente que puede mejorar, no sólo su calidad de vida en las actividades diarias, sino en su trabajo, y podrían seguir trabajando, ser 'útiles' laboralmente al menos cinco años más, si es que se pudiera diagnosticar la enfermedad y tratarla”, comenta el académico.

Esta investigación fue realizada entre julio y diciembre del 2010 en el Hospital Barros Luco Trudeau, uno de los campus clínicos donde la Usach desarrolla labores académicas, y del cual el Doctor Lay-Son es coordinador docente del Servicio de Neurología.


Investigación presentada en Canadá

El Congreso Anual llevado a cabo en Toronto (Canadá), durante el cual fue presentada la investigación, es organizado por una sociedad científica-médica, reconocida a nivel mundial, que estudia todas las enfermedades de trastorno del movimiento, dentro de los cuales la más importante es el Parkinson. Sus asistentes son casi tres mil neurólogos que se dedican exclusivamente a esta área.

“Es un lugar de exhibición bastante importante, por la cantidad de gente que va y por la relevancia que tiene la Sociedad y su Congreso. Fuimos el único trabajo chileno que se presentó, previa selección de la comisión evaluadora. Aglutina a los neurólogos más destacados que se dedican a esto”, comenta el Doctor Lay-Son.

El académico cuenta que el trabajo fue publicado en el libro de los Abstract de este Congreso y esperan hacer una publicación, probablemente para una revista de neurología española. Por esta razón continúan examinando más casos de pacientes con Parkinson a quienes  incluir en el análisis de la investigación. “Llevamos 160 pacientes, a partir de esto hemos seguido trabajando y la idea es empezar a hacer la publicación para mandarla a esta revista llegando a 180 ó 200 personas analizadas”, agrega.
 

El 96% de los pacientes con Parkinson sufre trastorno del sueño 23-05-15


El 96% de los pacientes con Parkinson sufre trastorno del sueño

El 96% de los pacientes con Parkinson sufre trastorno del sueño, el 79% se tiene que levantar durante la noche para ir al baño, el 65% manifiesta incapacidad para girarse en la cama y el 55% tiene dolores que impiden dormir.

El 96% de los pacientes con Parkinson sufre trastorno del sueño, el 79% se tiene que levantar durante la noche para ir al baño, el 65% manifiesta incapacidad para girarse en la cama y el 55% tiene dolores que impiden dormir.

Lo ha revelado el director de la Unidad Multidisciplinar del Sueño del Hospital Clínic de Barcelona, Joan Santamaría, durante una conferencia organizada por la Associació Catalana per al Parkinson (Acap), ha informado este miércoles la entidad en un comunicado.

Santamaría también ha revelado que el 48% de los pacientes tiene pesadillas, el 35% afirma no poderse levantar de la cama y el 34% tiene dolor de espalda, mientras que sólo el 4% manifiesta no tener ningún trastorno.

Además, ha dicho que el principal trastorno de este tipo de pacientes es el TCSR, que consiste en tener conductas vigorosas durante la fase REM del sueño --como movimientos excesivos, puñetazos y patadas-- y contenidos alterados del sueño --peleas, agresiones, situaciones de miedo y enfados--.

También ha explicado que el paciente acostumbra a no compartir estas afectaciones con el neurólogo, por lo que ha animado a los afectados a hacerlo y a identificar aquellas actividades que fomentan el insomnio.

19/5/15

Enfermedades neurológicas: El silencioso Parkinson


Enfermedades neurológicas: El silencioso Parkinson

trome.pe.-Mariela Celis

El temblor en las manos, las piernas y el rostro son solo algunos de los síntomas que presenta un paciente de Parkinson, enfermedad degenerativa que ocurre cuando las células en el núcleo profundo del cerebro no producen suficiente cantidad de dopamina, sustancia química importante para controlar el movimiento del cuerpo.

Así lo explica el neurólogo César Castañeda Díaz del hospital ‘Guillermo Almenara Irigoyen’. Una detección precoz de este mal es clave, ya que permite comenzar a tratar la enfermedad cuanto antes.

El especialista informa que actualmente no existe ninguna prueba que permita confirmar la presencia del mal en el paciente. El diagnóstico suele basarse en la detección de determinados síntomas, como lentitud de los movimientos, rigidez en los miembros inferiores y superiores, temblor en las extremidades y rostro, y trastorno postural (problemas de equilibrio y coordinación). “Se presenta entre los 55 y 65 años en el 65% de los casos. Sin embargo, existe presencia del mal en edades más tempranas. Incluso en algunos pacientes se evidencia depresión, sudoración y estreñimiento crónico”, manifiesta.

¿CÓMO SE TRATA?

El Parkinson se trata, fundamentalmente, a través de la reposición de dopamina cerebral mediante la administración farmacológica. “A su vez, es importante que el paciente siga una dieta con fibra y baja en proteínas, debido a que esta sustancia disminuye el efecto de las pastillas”.

13/5/15

Las expectativas podrían afectar la respuesta al placebo en pacientes de parkinsonismo 13-05-15


Las expectativas podrían afectar la respuesta al placebo en pacientes de parkinsonismo
 
Según un estudio, decirles que tenían 75% de probabilidades de recibir el fármaco provocó una respuesta neuroquímica

La expectativa de recibir un fármaco activo aumenta las probabilidades de una respuesta química cerebral potente cuando los pacientes de enfermedad de Parkinson reciben un placebo, según encuentra un estudio canadiense.

En el estudio participaron 35 personas que tenían enfermedad de Parkinson moderada, a quienes se trataba con el medicamento levodopa. El primer día del estudio, los pacientes se sometieron a una TEP cerebral inicial. Recibieron levodopa, y otro escáner.

El segundo día, se dijo a los pacientes que tenían 25, 50, 75 o 100 por ciento de probabilidades de recibir levodopa antes de someterse a un tercer escáner cerebral. Sin embargo, todos recibieron un placebo.

Entre los pacientes a quienes se dijo que tenían 75 por ciento de probabilidades de recibir levodopa, los escáneres cerebrales mostraron una liberación significativa del neurotransmisor dopamina en respuesta al placebo. Esto no ocurrió en los demás pacientes, según el informe que aparece en la edición de agosto de la revista Archives of General Psychiatry.

Un aspecto interesante fue que la respuesta de la dopamina ocurrió cuando a los pacientes se les informó que tenían una probabilidad de 3 en 4 de recibir levodopa, pero no cuando se les dijo que era 100 por ciento seguro que recibieran el fármaco.

"Esto concuerda con estudios sobre el aprendizaje condicionado, en que la activación dopaminérgica se observa cuando la recompensa es probable, pero no segura", escribieron Sarah C. Lidstone, del Centro de Investigación del Parkinson del Pacífico de Vancouver Coastal Health y la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, y colegas. En otras palabras, cuando la recepción de levodopa es "totalmente predecible", la respuesta de recompensa de la dopamina "no ocurre", señalaron los autores.

Los investigadores también anotaron una correlación entre las reacciones de los pacientes a la levodopa antes del primer escáner cerebral y su respuesta al placebo.

"Nuestros hallazgos podrían tener implicaciones importantes para el diseño de ensayos clínicos, ya que hemos mostrado que tanto la probabilidad de recibir tratamiento activo (que varía en los ensayos clínicos dependiendo del diseño del estudio y la información provista al paciente) como el historial de tratamiento del paciente afectan a la actividad del sistema de dopamina, y por tanto el resultado clínico", afirmó el equipo.

"Aunque nuestro hallazgo de una respuesta bioquímica al placebo restringida a una probabilidad del 75 por ciento de recibir el tratamiento activo podría no generalizarse a otras enfermedades aparte del parkinsonismo, es muy posible que tanto la probabilidad como la experiencia previa tengan efectos igual de profundos sobre dichas afecciones", añadió.

12/5/15

Depresión, el primer síntoma del Parkinson


Depresión, el primer síntoma del Parkinson

La mayoría asociamos el Parkinson con temblores, pero puede aparecer con esta manifestación inesperada

mujerhoy.com

De forma gradual, nos cuesta escribir, tropezamos... y la mano empieza a temblar. Esa es la idea del Parkinson que tenemos. Pero en el 30 al 40% de los casos no hay temblor, y en un 40%, la primera manifestación es la depresión, no es la torpeza, explica el Doctor José Matías Arbelo, de la Sociedad Española de Neurología.

Las otras alertas

Antes de que aparezcan las manifestaciones motoras, la mayoría de los pacientes tienen otros síntomas. El 80% sufren reducción en su olfato; el 50%, estreñimiento y el 40%, depresión y trastornos del sueño. Y aunque el principal factor de riesgo es la edad, no hay que confiarse: el 15% de los pacientes no han cumplido los 45 años. 

Cirugía contra el temblor


Los enfermos que no mejoran con la medicación cuentan con una alternativa: la estimulación cerebral profunda, un procedimiento quirúrgico en el que se implantan dos estimuladores capaces de desactivar los síntomas motores en la parte del cerebro responsable de estos movimientos.

6/5/15

Casos de Parkinson aumentan en menores de 40 años en México


Casos de Parkinson aumentan en menores de 40 años en México

La presencia de la enfermedad en etapas tempranas podría ser por el consumo de drogas


informador.com.mx

Los casos de Parkinson aumentaron su frecuencia en personas que oscilan entre los 40 y 65 años en México, aunque existen datos que indican que la enfermedad se presenta en rangos de menor edad, aseguró la investigadora de la UNAM, Patricia Vergara Aragón.

De acuerdo con la investigadora de la Facultad de Medicina y especialista del Departamento de Fisiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), creció la incidencia en menores de 40 años que acuden a las asociaciones civiles en busca de ayuda.

Aunque en el país no existen estadísticas en torno al número total de enfermos de Parkinson, la segunda condición neurodegenerativa más frecuente en el mundo, en general este mal afecta alrededor del tres por ciento de la población mayor a 65 años.

Vergara Aragón apuntó que quizá la presencia de la enfermedad en etapas tempranas podría vincularse a factores ambientales como la exposición a plaguicidas, el consumo de drogas y algunas actividades de alto riesgo como el boxeo.

El Parkinson es una afección neurodegenerativa crónica en la que hay una pérdida sustancial de neuronas dopaminérgicas a nivel de la sustancia nigra, y se expresa con alteraciones de los movimientos y de la expresión de las emociones del individuo.

Además, inicia con síntomas difusos como la pérdida del olfato y temblor o rigidez unilateral que con el paso del tiempo avanza y se torna bilateral.

Sin embargo, estos síntomas pueden pasar inadvertidos o se les resta importancia. Al morir el 80 por ciento de las neuronas dopaminérgicas las alteraciones son más evidentes y es cuando se acude al médico.

En ese proceso transcurren al menos cinco años, para entonces ya aparecen síntomas motores como lentitud, temblor, rigidez, inestabilidad postural, pérdida del equilibrio, dificultad para caminar, alteraciones en la expresión, dificultades en la deglución, estreñimiento, depresión y trastornos del sueño.

Vergara Aragón subrayó que el factor emocional tiene un papel fundamental en la disminución de los síntomas, pues las muestras de afecto permiten a los enfermos liberar dopamina, neurotransmisor que participa en el control de movimientos, estado de ánimo, memoria y aprendizaje, lo que les brinda una mejoría en su salud.

La especialista indicó que este padecimiento representa un reto para la ciencia, porque a dos siglos de que se describió, aún no existe un tratamiento específico que lo cure y tampoco se conocen todos los mecanismos que la provocan.

2/5/15

Relacionan los medicamentos del Parkinson con comportamientos compulsivos *


Relacionan los medicamentos del Parkinson con comportamientos compulsivos

Entre los trastornos de control de impulsos observados en los pacientes se encuentran los atracones de comida y las apuestas

Los medicamentos usados para tratar la enfermedad de Parkinson podrían elevar el riesgo de trastornos del control de los impulsos, tales como problemas con las apuestas, la compra compulsiva y los atracones de comida, advierten los investigadores.

En un estudio reciente en el que participaron 3,090 pacientes tratados por Parkinson en 46 centros de trastornos del movimiento de Estados Unidos y Canadá, los investigadores encontraron que el 13.6 por ciento de los pacientes tenía trastornos del control de los impulsos. Estos trastornos de los impulsos incluían las apuestas (5 por ciento), conductas sexuales compulsivas (3.5 por ciento), compra compulsiva (5.7 por ciento) y atracones de comida (4.3 por ciento), además cerca del 4 por ciento de los pacientes tenía dos o más de estos trastornos.

Los trastornos del control de los impulsos eran más comunes entre los pacientes que tomaban agonistas de la dopamina (17.1 por ciento) que entre los que no tomaban estos medicamentos (6.9 por ciento), hallaron los investigadores. Otros factores asociados con los trastornos de control de impulsos fueron: el uso de levodopa (otro tratamiento para el Parkinson); vivir en Estados Unidos; ser más joven o estar soltero; fumar cigarrillos; y tener un historial familiar de problemas con las apuestas.

"El tratamiento con agonistas de la dopamina en la enfermedad de Parkinson está asociado con un incremento de entre 2 y 3.5 veces en las probabilidades de tener un trastorno de control de impulsos", escribieron el Dr. Daniel Weintraub, de la Universidad de Pensilvania (en Filadelfia) y del Centro Médico de la Administración de Veteranos de Filadelfia, y colegas. "Esta asociación representa una relación entre una clase de medicamentos y los trastornos de control de impulsos. La relación entre otras variables clínicas y demográficas y los trastornos del control de los impulsos sugiere una asociación compleja que amerita ser estudiada a profundidad para optimizar las estrategias de prevención y tratamiento".

Los investigadores apuntaron que los agonistas de la dopamina también se utilizan para tratar otras afecciones, tales como la fibromialgia y el síndrome de piernas inquietas.

"Se necesitan estudios más grandes . . en otras poblaciones para examinar la relación entre el tratamiento con agonistas de la dopamina, otras características clínicas y los trastornos del control de los impulsos", concluyeron los autores.

El estudio aparece en la edición de mayo de la Archives of Neurology.

Desarrollan una muela inteligente que estabiliza los impulsos del párkinson


Desarrollan una muela inteligente que estabiliza los impulsos del párkinson

  • El diente está dotado de un sensor que detecta el temblor en reposo y suministra la dosis exacta del medicamento para calmar los efectos de la enfermedad.
  • Jordi Rovira, ingeniero de telecomunicaciones, ha participado en un programa europeo para mejorar la calidad de vida de los mayores mediante la tecnología.

lainformacion.com

Un ingeniero de telecomunicaciones español, Jordi Rovira, ha desarrollado una muela artificial inteligente que es capaz de suministrar, de forma constante, la dosis exacta necesaria para calmar los impulsos el párkinson. Consalud.es detalla este nuevo avance tecnológico que sirve para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

El párkinson es una de las enfermedades que más se ha visto beneficiada en cuanto a su investigación y desarrollo en los últimos años con implantes cerebrales o bolígrafos inteligentes. El proyecto HELPEindhoven (de los Países Bajos), ha premiado el proyecto de Jordi Rovira, responsable de proyectos de telemedicina en el Granada eHealth Centre de Telefónica Digitalal, por ser el proyecto más prometedor del programa europeo AAL entre 23 países.

Rovira cree que la muela inteligente "es realizable desde el punto de vista técnico" y varias empresas están estudiando la viabilidad de la idea. "El objetivo es que los pacientes se olviden de la enfermedad", apunta el ingeniero.

La muela estaría dotada de un sensor que cuando detecta el temblor en reposo suministra la dosis exacta del medicamento para calmar los efectos del párkinson. El mayor problema ahora mismo es reducir el tamaño de la bomba que emite el fármaco, que es altamente invasiva, por la muela artificial.

Varios enfermos de párkinson han probado la muela artificial en los últimos meses a modo de prueba. El requisito para que funcione es reponer cada mañana un cartucho con el medicamento, porque aún no se trataba del fármaco real. Como dispositivo funciona, así que más tarde probarán la muela cargada con levodopa, el medicamento contra los síntomas del párkinson.