3/7/15

Rotigotina: beneficiosa a largo plazo en el Parkinson en estado inicial


Rotigotina: beneficiosa a largo plazo en el Parkinson en estado inicial

Un tratamiento temprano con rotigotina en pacientes con Parkinson inicial con un deterioro o discapacidad funcional mínimo o sin él, puede mejorar la evolución de estos pacientes a largo plazo. Esa es la principal conclusión de los resultados deun análisis retrospectivo en el que se estudió el impacto que pudiera tener en los pacientes el inicio del tratamiento con Neupro (parche transdérmico de rotigotina) en pacientes con enfermedad de Parkinson incipiente con síntomas leves seis meses antes.


sietediasmedicos.com

Los resultados de este análisis han sido presentados en el Simposio Satélite de Neurología Corporativa que UCB ha celebrado en el I Congreso de la European Academy of Neurology (EAN), celebrado en Berlín. La presentación corrió a cargo del doctor Lars Timmermann, del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Colonia (Alemania) y primer autor de un artículo publicado con revisión científica externa en la revista Expert Opinion on Pharmacotherapy.

Un tratamiento temprano con rotigotina en pacientes con Parkinson inicial con un deterioro o discapacidad funcional mínimo o sin él, puede mejorar la evolución de estos pacientes a largo plazo. Esa es la principal conclusión de los resultados deun análisis retrospectivo en el que se estudió el impacto que pudiera tener en los pacientes el inicio del tratamiento con Neupro (parche transdérmico de rotigotina) en pacientes con enfermedad de Parkinson incipiente con síntomas leves seis meses antes. Los resultados de este análisis han sido presentados en el Simposio Satélite de Neurología Corporativa que UCB ha celebrado en el I Congreso de la European Academy of Neurology (EAN), celebrado en Berlín. La presentación corrió a cargo del doctor Lars Timmermann, del servicio de Neurología del Hospital Universitario de Colonia (Alemania) y primer autor de un artículo publicado con revisión científica externa en la revista Expert Opinion on Pharmacotherapy. 

“El punto de partida de nuestra investigación consistió en explorar si el momento en que se inicia el tratamiento influye en los resultados en el paciente con enfermedad de Parkinson incipiente”, explica el doctor Timmermann.“A menudo, el inicio del tratamiento se retrasa hasta que los síntomas comienzan a limitar la capacidad funcional del paciente. Los resultados de nuestros análisis indican que el inicio del tratamiento con rotigotina en los pacientes con enfermedad de Parkinson durante los estadios iniciales de esta enfermedad, cuando presentan un deterioro o incapacidad funcional mínimo o nulo, puede asociarse a un efecto clínico beneficioso adicional a largo plazo; diferir el inicio del tratamiento puede ocasionar una pérdida de la capacidad funcional que ya no puede recuperarse después. Iniciar antes el tratamiento con rotigotina en pacientes sin deterioro o discapacidad funcional o con un deterioro o discapacidad funcional mínimo puede mejorar la evolución de los pacientes”, señala Timmermann.

Los resultados se basan en un análisis combinado de dos estudios pivotales en fase III, doble ciego, controlados con placebo y de 6 meses de duración, de parches transdérmicos de rotigotina en pacientes con Parkinson en estadio inicial y de sus estudios de extensión de fase abierta y a largo plazo, de 6 años de duración. El análisis retrospectivo se centró en los pacientes con síntomas y discapacidad leves en el periodo basal del estudio (definidos por el estadio 1 - 2 de Hoehn y Yahr [HY]) y en el momento de inicio de la rotigotina. Los resultados demuestran que el inicio 6 meses antes de la rotigotina en pacientes con Parkinson inicial con síntomas y discapacidad leves en estadio 1 - 2 de HY puede mejorar sus actividades cotidianas y su función motora durante un periodo de tiempo más prolongado (45 meses) que si se retrasa el tratamiento durante 6 meses (21 meses).

El análisis retrospectivo de los datos combinados de dos ensayos pivotales de fase III, multicéntricos, aleatorizados, doble ciego, controlados con placebo y de 6 meses de duración, de la rotigotina en pacientes con Parkinson en estadio incipiente (SP5122 y SP5133) y sus respectivos estudios de extensión de fase abierta y a largo plazo, de hasta 6 años de tratamiento con rotigotina (SP7024 y SP7165), investigó el impacto del inicio 6 meses antes, en condiciones de doble ciego, del tratamiento con el parche transdérmico de rotigotina en pacientes con síntomas y discapacidad leves, definidos por la escala de HY. El análisis se limitó a un subgrupo de pacientes con estadio NY 1 - 2 para centrarse expresamente en el momento de inicio de la rotigotina en los pacientes con deterioro o discapacidad funcional mínima o nula. Los grupos de pacientes se definieron por el tratamiento del estudio en condiciones de doble ciego:

  • El grupo de «rotigotina-rotigotina» (n = 221) recibió rotigotina en el estudio de 6 meses con doble ciego (es decir, inicio de la rotigotina 6 meses antes).
  • El grupo de «placebo-rotigotina» (n = 125) recibió placebo en el estudio de 6 meses con doble ciego  (es decir, solo recibió rotigotina en la ampliación de fase abierta).

Se investigó el efecto del inicio 6 meses antes de la rotigotina en condiciones de doble ciego sobre la eficacia a largo plazo (la puntuación total de la parte de actividades cotidianas [AC] y de la parte de exploración motora de la escala Unified Parkinson’s Disease Rating Scale [UPDRS]) en pacientes con EP en estadio HY 1 - 2.

  • A los 6 meses de los estudios doble ciego, la mejora de la puntuación total de las partes de AC y exploración motora de la UPDRS desde el periodo basal hasta el final del periodo de mantenimiento fue mayor en el subgrupo de pacientes que recibió rotigotina en comparación con placebo; diferencia entre los tratamientos (IC 95 %): -5,01 (-7,28, -2,75), p  0,001 (análisis exploratorio). La magnitud del efecto de la rotigotina  observada en este subgrupo de pacientes con EP es considerable.
  • Al inicio del periodo de mantenimiento de fase abierta con rotigotina, la media (± DE) de cambio respecto al periodo basal con doble ciego en las puntuaciones totales de AC y exploración motora en la UPDRS era mejor en ambos grupos.

Después de esta mejoría inicial, las medias de las puntuaciones fueron aumentando paulatinamente (es decir, empeorando) al empeorar la media de las puntuaciones totales de AC y exploración motora de la UPDRS respecto al periodo basal con doble ciego.

  • En el momento en que la media de las puntuaciones totales de AC y exploración motora de la UPDRS correspondientes a «placebo-rotigotina» habían empeorado con respecto al periodo basal (semana 84 sin enmascaramiento; ~ 21 meses), las medias de las puntuaciones aún seguían mejorando respecto al periodo basal en los pacientes que habían iniciado el tratamiento con rotigotina 6 meses antes («rotigotina-rotigotina»); diferencia entre los tratamientos (IC 95 %): -3,89 (-6,94, -0,84), p = 0,013 (análisis exploratorio).
  • Es importante destacar que no se observaron diferencias evidentes entre los dos grupos en lo que respecta a la dosis de rotigotina, el número de pacientes que recibieron levodopa concomitante, el tiempo transcurrido hasta el inicio de la administración de levodopa o la dosis de levodopa, lo que apunta a que estos factores no contribuyeron a las diferencias numéricas observadas en las puntuaciones totales de las partes de AC y exploración motora de la UPDRS a lo largo del tiempo.

21/6/15

El taichi mejora la estabilidad en pacientes con Parkinson 21-06-15

.
El taichi mejora la estabilidad en pacientes con Parkinson

Un nuevo estudio realizado con 195 pacientes con Parkinson muestra que la práctica regular de taichi permite mejorar la estabilidad y otros problemas comunes asociados a la enfermedad. El trabajo se publica en la última edición del 'New England Journal of Medicine'.

La media de edad de los participantes era de 68 años. Todos presentaban un diagnóstico clínico de enfermedad de Parkinson suave o moderado; sufrían problemas motores como temblores, ridigez o bradiquinesia (lentitud de movimientos); tomaban medicación para la enfermedad y podían caminar o permanecer de pie sin ayuda.

Los autores del trabajo, de distintas instituciones médicas de Oregon (EEUU), dividieron a los voluntarios en tres grupos, cada uno asignado a una actividad: un programa periódico de estiramientos, un plan de ejercicios de resistencia o sesiones de taichi. Los tres tipos de ejercicio se llevaron a cabo en sesiones de 60 minutos, dos veces a la semana, durante seis meses.

El diccionario de la RAE define taichi como un "tipo de gimnasia china, de movimientos lentos y coordinados, que se hace para conseguir el equilibrio interior y la liberación de la energía". Entre los numerosas variedades que existen de esta "gimnasia", los investigadores adoptaron una tabla de "seis movimientos y ocho posturas".


Plan de entrenamiento


El taichi mejora la estabilidad en pacientes con Parkinson

El protocolo exacto que se utilizó en el estudio no está descrito en la publicación del 'New England'. Según explica a ELMUNDO.es Fuzhong Li, del Oregon Research Institute y principal autor del trabajo, los monitores emplearon un folleto que recoge el plan de entrenamiento, entre ellos los ocho pasos del ejercicio que debían aprender los pacientes.

El documento concreta también los seis puntos en los que hacer "énfasis durante el entrenamiento": movimientos de tronco; balanceo del tobillo; desplazamiento del peso del cuerpo; movimientos con las articulaciones del tobillo; coordinación entre los ojos y las manos y ejercicios de respiración.

Los investigadores evaluaron a los participantes al comienzo del estudio y al cabo de tres y seis meses. Durante este tiempo, los pacientes siguieron con su rutina habitual (incluida la práctica de ejercicio adicional). Según los resultados, el grupo de taichi estaba significativamente mejor que los otros dos.

La principal referencia para medirlo fue un indicador llamado "estabilidad postural". Se evaluó según los límites que podían alcanzar los pacientes al realizar una serie de movimientos sin desplazar el centro de gravedad del cuerpo o caerse, y el control de la dirección del cuerpo durante la actividad.

Al cabo del periodo de estudio también se observaron diferencias significativas en otros problemas comunes. Por ejemplo, el número de caídas fue menor entre los que hicieron taichi: un 67% menos que el grupo de ejercicios de estiramiento, y ligeramente inferior respecto a la actividad de resistencia).

Tres meses después de concluir la investigación, los resultados se mantenían. En el trabajo, según explica Fuzhong, no se midió la curva de aprendizaje de los ejercicios de taichi. "Sin embargo, al analizar los datos, no vimos una mejora clara hasta después de cuatro meses", explica el investigador, que considera que este tiempo puede reflejar el tiempo necesario para aprenderse los movimientos.

19/6/15

Científicos israelíes descubrieron que la escritura puede diagnosticar el Parkinson 19-06-15


Científicos israelíes descubrieron que la escritura puede diagnosticar el Parkinson

AJN.- Un nuevo estudio israelí sugiere un método innovador y no invasivo para diagnosticar el Parkinson en una fase bastante temprana. Fue testeado en pruebas sobre más de 40 pacientes. Nada menos que 10 millones de personas en todo el mundo sufren temblores, trastornos del equilibrio y la rigidez asociada con la EP, que no tiene cura.

Un nuevo estudio israelí comparó la escritura de personas sanas con la de personas con la Enfermedad de Parkinson (EP) y ofrece la promesa de proporcionar una herramienta de diagnóstico simple en las primeras etapas de la enfermedad progresiva causada por la muerte de las células nerviosas que permiten el control muscular.

Nada menos que 10 millones de personas en todo el mundo sufren temblores, trastornos del equilibrio y la rigidez asociada con la EP, que no tiene cura. El estudio de la escritura es la última de muchas investigaciones israelíes sobre las causas, el diagnóstico y el tratamiento de la EP.

Desafortunadamente, los médicos pueden diagnosticarla definitivamente sólo mediante la observación de los síntomas clínicos que aparecen en una fase relativamente avanzada o mediante la administración de una prueba que utiliza un material radiactivo para ver la imagen del cerebro.

Pero los investigadores de la Universidad de Haifa y el Centro Médico Rambam en Haifa creen que su estudio muestra cómo la enfermedad se puede detectar antes, de forma no invasiva y sin radiación.

“La identificación de los cambios en la escritura puede llevar a un diagnóstico precoz de la enfermedad y la intervención neurológica en un momento crítico”, explicó la profesora Sara Rosenblum del Departamento de Terapia Ocupacional de la Universidad.

La publicación de los resultados en la revista de la Sociedad Europea de Neurología despertó un gran interés en el Congreso Internacional de la Enfermedad de Parkinson celebrado el verano pasado en Sydney, Australia.

Rosenblum inició el estudio, que comparó muestras de escritura de 40 enfermos con Parkinson y los sujetos libres de la enfermedad. Antiguamente, la mayoría de los estudios se centraban en las habilidades motoras (dibujar espirales, por ejemplo) y no en la escritura que implica habilidades cognitivas, como la firma de un cheque o la copia de direcciones.

Según Rosenblum, los pacientes con la EP “notan un cambio en sus capacidades cognitivas, incluso antes de que experimenten un cambio en sus habilidades motoras”.

Su investigación se realizó en colaboración con la doctora Llana Schlesinger, directora del Centro de Trastornos del Movimiento y la enfermedad de Parkinson en el Rambam, y los terapeutas ocupacionales en el hospital.

La escritura se realiza sobre una hoja de papel común colocado en una tableta electrónica, con la utilización de un lápiz especial con sensores sensibles a la presión. Un análisis computarizado de los resultados hace la comparación con la forma de escritura (longitud, anchura y altura de las letras), el tiempo necesario y la presión ejercida sobre la superficie mientras se realiza la acción.

Los pacientes con la Enfermedad de Parkinson escribieron sus letras más pequeñas, ejercen menos presión sobre la superficie de escritura y tomaron más tiempo para completar la tarea.

17/6/15

La FDA aprueba un dispositivo de estimulación cerebral para la enfermedad de Parkinson


La FDA aprueba un dispositivo de estimulación cerebral para la enfermedad de Parkinson

El sistema de neuroestimulación Brio es el segundo dispositivo aprobado para los trastornos de temblores

healthfinder.gov

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó el viernes un dispositivo que se puede implantar en el cerebro para ayudar a las personas a combatir la enfermedad de Parkinson.

El sistema de neuroestimulación Brio es "un dispositivo implantable de estimulación cerebral profunda para ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson y el temblor esencial, un trastorno del movimiento que es una de las causas más comunes de los temblores", dijo la FDA en un comunicado de prensa.

La agencia calcula que cada año unos 50,000 estadounidenses son diagnosticados con enfermedad de Parkinson, mientras que los temblores esenciales afectan a "varios millones" de personas, la mayoría mayores de 40 años.

"No hay curas para la enfermedad de Parkinson ni para el temblor esencial, pero encontrar mejores formas de gestionar los síntomas es esencial para los pacientes", señaló en el comunicado de prensa el Dr. William Maisel, director en funciones de la Oficina de Evaluación de Dispositivos del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA.

"Este nuevo dispositivo amplía la variedad de opciones de tratamiento para ayudar a las personas que viven con Parkinson y temblor esencial a disfrutar de unas vidas mejores y más productivas", afirmó.

El dispositivo consiste en un "generador de pulsos" pequeño y recargable con pilas, implantado bajo la piel. Unos cables del generador llevan a ubicaciones específicas del cerebro, dependiendo de la enfermedad a tratar. Personas entrenadas en el uso de los dispositivos pueden ajustar los efectos del generador de pulsos según sea necesario, señaló la FDA.

El sistema de neuroestimulación Brio fue aprobado basándose en los resultados de dos ensayos clínicos, uno con 136 pacientes de enfermedad de Parkinson que usaron el dispositivo durante tres meses, y otro con 127 pacientes de temblor esencial que lo usaron durante seis meses. En ambos estudios, los medicamentos ya no habían logrado controlar los síntomas de los pacientes, según la FDA.

"Ambos grupos mostraron una mejora estadísticamente significativa en el punto final de efectividad primario cuando el dispositivo se activaba, en comparación con cuando estaba apagado", dijo la agencia.

El dispositivo conlleva ciertos riesgos, como sangrado intracraneal que puede conducir a un accidente cerebrovascular, a la parálisis o incluso a la muerte, advirtió la FDA. La infección y la dislocación del dispositivo también son riesgos potenciales.

"El sistema de neuroestimulación Brio es el segundo dispositivo aprobado por la FDA para el Parkinson y el temblor esencial", apuntó la agencia. "El primer dispositivo, el sistema de terapia de estimulación cerebral profunda Activa de Medtronic, fue aprobado en 1997 para los temblores asociados con el temblor esencial y la enfermedad de Parkinson. En 2002, las indicaciones se ampliaron para incluir los síntomas de la enfermedad de Parkinson".
 

10/6/15

Un 20% enfermos de Parkinson sin problemas cognitivos desarrollará demencia 10-06-15


Un 20% enfermos de Parkinson sin problemas cognitivos desarrollará demencia

Un 20% de los enfermos de Parkinson sin problemas cognitivos desarrollará demencia, según ha afirmado hoy el neurólogo del Hospital Universitario de Stavenger (Noruega) Dag Aarsland en una jornada que sobre esta enfermedad ha celebrado el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de Navarra.

Este centro indica un comunicado que diversos factores de riesgo están implicados en el desarrollo de la demencia en los enfermos de Parkinson, entre ellos la edad, la gravedad de la enfermedad o la presencia de problemas cognitivos leves, y de hecho precisa que cerca de un 80% de las personas con Parkinson avanzado (afectados desde hace veinte años y con problemas motores severos) desarrolla demencia.

Un deterioro cognitivo que conlleva una repercusión social no sólo porque reduce la supervivencia del enfermo sino porque al mismo tiempo incrementa los costes sanitarios y por ello las líneas de investigación buscan definir y cuantificar de manera temprana estas alteraciones.

El objetivo es prevenir la progresión a la demencia e incluso desarrollar nuevos fármacos más específicos para este grupo de pacientes.

En opinión de Aarsland, "la enfermedad de Parkinson es mucho más que un trastorno del movimiento" ya que "la implicación de problemas neurocognitivos influye no sólo en la calidad de vida del paciente sino también en la de su familia" y por eso "el diagnóstico precoz mejorará el abordaje terapéutico de estas alteraciones y de la propia enfermedad de Parkinson".

8/6/15

Los sueños agresivos pueden indicar mayor riesgo de sufrir Parkinson


Los sueños agresivos pueden indicar mayor riesgo de sufrir Parkinson

El entrenamiento del cerebro y una terapia motriz pueden ayudar en el transcurso de la enfermedad.

rionegro.com.ar

Las anomalías olfativas y depresiones pueden ser un síntoma temprano del mal de Parkinson. También los sueños agresivos indican un mayor riesgo, incluso diez o 20 años antes de que se manifieste esta enfermedad nerviosa, de acuerdo con la Sociedad Alemana de Neurología y la Sociedad Alemana para el Parkinson (DPG).

"Sin embargo, hasta ahora no hay un criterio confiable que determine con seguridad que una persona desarrollará Parkinson en el transcurso de los próximos años ni medicamentos que puedan evitar su aparición", dice Daniela Berg de la DPG. De todas formas, los medicamentos, el entrenamiento del cerebro y una terapia motriz pueden influir en el transcurso de la enfermedad.

5/6/15

El poder terapéutico de la música 05-06-15


El poder terapéutico de la música

Musicoterapia aplicada a la enfermedad de Parkinson, a cargo de la pianista Conxita Bentz. Concierto-presentación de los discos «¡Oh! Mundo» y «El alba de las emociones». Presenta: Victoria Mora Pardo (presienta de la Asociación de Parkinson de Valencia). Organizan: Asociación de Parkinson de València y Club Diario Levante. Colabora: Clemente Pianos. 3 de noviembre.

Antes que patrimonio histórico-cultural de élites urbanas, la música fue bálsamo y entretenimiento popular. Sin duda, así lo ve y así lo trasladó a la audiencia que asistía el pasado martes a la sala del Club Diario Levante la pianista, compositora y musicoterapeuta Conxita Bentz. Dictó conferencia —«Musicoterapia aplicada a la enfermedad de Parkinson»—, bien documentada, afrontó coloquio entre expertos e interpretó una colección de composiciones propias compiladas en sus discos «¡Oh! Mundo» y «El alba de las emociones».

Nadie cuestiona, hoy por hoy, las virtudes de la musicoterapia y sus efectos en pacientes con dolencias neurodegenerativas. Pero fue a raíz de vivir la experiencia de un familiar enfermo de Parkinson, cuando Bentz tomó contacto con esta dolencia sin curación y comenzó su particular investigación. Habló con neurólogos, inició una frutífera colaboración con la Asociación Catalana para Parkinson y desarrolló todo un programa musical de aplicación terapéutica.

Así es como nació el disco «¡Oh! Mundo», el particular homenaje de Conxita Bentz a los enfermos de Parkinson y un trabajo musical propio con el que aplicar técnicas terapéuticas destinadas a combatir y ralentizar la evolución imparable de esta enfermedad descubierta en 1817 por el neurólogo inglés James Parkinson.

Conxita Bentz ha estudiado en profundidad la enfermedad y sus prácticas terapéuticas inciden en todos y cada uno de los procesos degenerativos: hipocinesia, temblor de reposo, rigidez, trastorno de la marcha, postura en flexión del tronco, pérdida del lenguaje, hipofonesis, micrografía, depresión y demencia. El trabajo con 20 pacientes durante un período de tiempo ha dado sus buenos resultados a Conxita Bentz, si bien como señalaron desde la platea el musicoterapeuta y profesor de la Universitat de València, Francisco Blasco, y el director general del Balneario de Chulilla y especialista en medicina del bienestar para enfermos crónicos, Xavier Marí, la ausencia de mediciones objetivas, de una parametrización cuantificable de los resultados privaban a la interesante experiencia de Bentz de base científica. No obstante, el testimonio de una de las pacientes de Bentz, Lola Mesado, dejaba patente las mejoras que esta terapia musical proporciona a los enfermos de Parkinson.

«El disfrute de la música, citó Bentz al neurólogo Herv Platel, es un acto en el que intervienen muchos estímulos, afectando a todas las áreas del cerebro.» Esta terapia complementaria, explicó la especialista en música contemporánea por la Academia Mozarteum de Salzburgo, «incide en el cerebro, verdadero director de orquesta de todo nuestro cuerpo, en el corazón y en el aparato psicomotor, a través de la armonía, la melodía y el ritmo.»

Bentz concluyó el acto, como no podía ser de otra manera, con un breve concierto en el que interpretó, gracias a la colaboración de Clemente Pianos, diversas composiciones suyas recogidas en sus grabaciones registradas por el sello que dirige el músico AdriáNomada, S&S Animamusic.

4/6/15

Hierro contra el Parkinson 04-06-15


Hierro contra el Parkinson

Un aumento de este mineral en la sangre disminuye el riesgo de desarrollar el Mal de Parkinson, según estudios sobre casi 90.000 personas.

La mayoría de nosotros no sabe por qué, pero desde pequeños oímos repetir que hay que comer alimentos ricos en hierro –uno de los mitos más conocidos es el de la espinaca y el personaje que se relaciona con ella en los dibujos animados y las historietas: Popeye.

Pero ¿por qué el hierro es tan útil, y hasta indispensable inclusive? Una de las principales funciones del hierro es favorecer el transporte del oxígeno a los tejidos y los músculos. Este proceso vital se produce mediante la hemoglobina, la mioglobina (que están constituidas justamente de hierro) y otras sustancias. Por lo tanto, así como el hierro es útil para la salud del organismo, parecería que también es útil para prevenir algunas enfermedades, entre otras el mal de Parkinson.

El estudio que investigó la asociación entre los niveles de hierro en la sangre y el riesgo de Parkinson fue llevado a cabo por los científicos de la Academia  Europea de Bolzano en colaboración con un equipo de investigadores internacionales.

La doctora Irene Pichler y otros colegas utilizaron para investigar una metodología de “Aleatorización Mendeliana”, estimando el efecto de los niveles de hierro en la sangre sobre el riesgo de mal de Parkinson. En el estudio se utilizaron tres polimorfismos –cuando están presentes dos o más rasgos distintos evidentes en la misma población de una especie- en dos genes: HFE y TMPRSS6.

Los científicos realizaron un primer meta-análisis combinando los resultados de estudios que evaluaron el efecto genético en los niveles de hierro. En total, los estudios abarcaron a casi 22 mil personas procedentes de Europa y Australia. El segundo meta-análisis tomó estudios que evaluaron el efecto genético sobre el riesgo de mal de Parkinson –éstos involucraron a 20.809 personas con mal de Parkinson y 88.892 sujetos de control de Europa y Norteamérica.

Por último, los autores llevaron a cabo tres análisis de Aleatorización Mendeliana independientes para los tres polimorfismos con el fin de estimar el efecto del hierro en el Parkinson.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista PloS Medicine, e indican que el aumento de los niveles de hierro en la sangre está asociado a una reducción relativa del 3% del riesgo de mal de Parkinson.

El hierro pasa a ser, de esa manera, un elemento de gran importancia también en la posible prevención de la enfermedad para la cual, hasta el momento, no existe una cura definitiva. Si bien los científicos encontraron una relación entre el hierro y la reducción del riesgo, el mecanismo de base por el que ocurre todo esto sigue siendo poco claro.

3/6/15

El ejercicio parece aliviar la depresión relacionada con el Parkinson 03-06-15


El ejercicio parece aliviar la depresión relacionada con el Parkinson

Los problemas con el estado de ánimo parecen ser más debilitadores que los problemas con el movimiento, afirma una investigadora

Un programa de ejercicio a largo plazo podría ayudar a aliviar la depresión en las personas que sufren de la enfermedad de Parkinson, según un nuevo estudio de tamaño reducido.

Los investigadores observaron a 31 pacientes de Parkinson que se asignaron al azar a un grupo de "inicio temprano" que realizó un programa de ejercicio durante 48 semanas o a un grupo de "inicio tardío" que hizo ejercicio durante 24 semanas. El programa incluía tres sesiones de ejercicio cardiovascular y de entrenamiento en resistencia de una hora a la semana.

Los síntomas de depresión mejoraron mucho más entre los pacientes en el grupo de 48 semanas que en los que estaban en el grupo de 24 semanas. Esto es importante porque el estado de ánimo con frecuencia es más debilitador que los problemas del movimiento para los pacientes de Parkinson, señaló la líder del estudio, la Dra. Ariane Park, neuróloga de trastornos del movimiento del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Parkinsonism & Related Disorders.

Más de la mitad de los pacientes de Parkinson sufren de depresión, señaló Park en un comunicado de prensa de la universidad.

"Recomendamos el ejercicio a todos nuestros pacientes de Parkinson. Actualmente, no hay un consenso sobre un régimen estandarizado de ejercicio físico respecto al tipo, la frecuencia y la intensidad", señaló Park. "La literatura respalda que cualquier rutina que mejore la condición física es buena para la enfermedad de Parkinson, y eso puede incluir caminar, nadar, hacer tai chi o incluso bailar", añadió.

"Simplemente deseamos que los pacientes se muevan de forma regular. No solo se moverán mejor, sino que se sentirán mejor", explicó Park en el comunicado de prensa.

La enfermedad de Parkinson, un trastorno neurodegenerativo progresivo, afecta a más de un millón de estadounidenses.