24/7/14

Manejar es un desafío para los pacientes con Parkinson /24-07-2014


Manejar es un desafío para los pacientes con Parkinson

Por Joene Hendry

Un estudio indica que los problemas cognitivos y musculares que provoca el Parkinson alteran la capacidad de manejar un vehículo en los adultos más mayores que padecen la enfermedad.

No obstante, existe "una gran variabilidad" en el rendimiento de cada paciente: algunos pueden manejar con tanta seguridad como lo hace una persona sin la condición neurodegenerativa.

El Parkinson es complejo y multifactorial, comentó a Reuters Health el doctor Ergun Y. Uc, quien recomendó que los pacientes con la enfermedad hablen con el médico sobre seguridad al conducir un vehículo. "Hay que evaluar a cada paciente", dijo el autor.

El Parkinson es una enfermedad cerebral degenerativa que causa temblores corporales, rigidez muscular y problemas para caminar y hablar.

El equipo de Uc, de la University of Iowa y del Centro Médico de Asuntos Veteranos de Iowa, comparó las habilidades visuales, físicas, cognitivas y de conducción vehicular en hombres y mujeres de unos 67 años, independientes y con licencia para conducir.

Del total, 84 personas tenían Parkinson leve a moderado y 182 no sufrían la enfermedad.

El 77 por ciento de los conductores con Parkinson cometió más errores en las señales de detención, los cambios de carril y los giros, y tuvo más problemas para controlar la velocidad y mantenerse en su carril que el grupo sin la enfermedad.

Pero el 23 por ciento de los conductores con Parkinson manejó con la misma seguridad que los conductores sanos, publicó el equipo en la revista Neurology.

Un instructor profesional de manejo evaluó filmaciones de los participantes en una ruta establecida de 45 minutos por el campo y la ciudad; eran vías de dos y cuatro carriles a bordo de un automóvil con sensores ocultos.

"El test no incluyó peligros súbitos", en los que el tiempo de reacción es crítico, aclaró el equipo.

Los conductores con Parkinson eran dos veces más propensos a cometer errores graves, como entrar a una intersección con luz roja o no detenerse ante la señal correspondiente.

La familiaridad con los caminos minimizaba esos errores; los problemas cognitivos y visuales fueron los mejores vaticinadores de conducción insegura.

Estos resultados parten de otros dos estudios del mismo equipo. Uno había demostrado que las personas con Parkinson no pueden detectar las señales de tránsito y las indicaciones junto al camino mientras manejan, y que son más propensos a cometer errores de seguridad.

El segundo estudio reveló que realizar otra actividad al manejar, como conversar con un pasajero, aumenta el riesgo de los conductores con Parkinson de cometer errores.

Uc está dirigiendo un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos para desarrollar un sistema predictivo de habilidades de manejo en estos pacientes.

FUENTE: Neurology, publicado online el 16 de diciembre del 2009

15/6/14

Rompamos los mitos del párkinson


Rompamos los mitos del párkinson

La enfermedad de Parkinson es una patología neurológica muy poco conocida por la población, esta falta de información hace que se acompañe de mitos y conceptos erróneos que retrasan el diagnóstico temprano al paciente.


laprensagrafica.com

Lo que deberías saber

Muchas personas tienen dudas sobre qué y cómo se origina esta enfermedad. También quién podría ser candidato a padecerla. Acá aclaramos algunas dudas.

¿Es una enfermedad contagiosa?


La enfermedad de Parkinson no se contagia, es un padecimiento neurodegenerativo que afecta un área del cerebro llamada sustancia nigra –o negra–, donde se produce el neurotransmisor llamado dopamina que se encarga del control de movimientos voluntarios y equilibrio. Los primeros síntomas y signos de la enfermedad aparecen solo cuando se ha llegado a un déficit de un 80 % en la producción normal de dopamina; sin embargo, la enfermedad ha iniciado de manera silente de 10 a 15 años antes.

¿Es una enfermedad hereditaria?


En la mayoría de personas con enfermedad de Parkinson no es de carácter hereditario; sin embargo, en la minoría de los casos pueden tener una alteración genética y afectar a varios miembros de una misma familia.

¿Es una enfermedad mortal?

Desde que se dispone de medicamentos eficaces para el tratamiento sintomático de la enfermedad, la mortalidad de las personas con enfermedad de Parkinson no es mayor que en otras personas de su misma edad que no padecen de esta enfermedad.

¿Solo afecta a personas mayores?

La enfermedad de Parkinson no es parte normal del envejecimiento, aunque es más frecuente en adultos mayores. Esta empieza a manifestarse a partir de los 50 años de edad; aunque con menos frecuencia puede presentarse en jóvenes de 20 o 30 años de edad.

¿Las personas que tiemblan tienen párkinson?

No todas las personas que padecen de temblor tienen enfermedad de Parkinson y no todos los pacientes con párkinson tienen temblor, en algunas personas con párkinson el temblor es mínimo o ausente. La causa más frecuente de temblor en el adulto joven y adulto mayor es otra enfermedad neurodegenerativa llamada temblor esencial. Las manifestaciones clínicas motoras que caracterizan la enfermedad de Parkinson inician en la mitad del cuerpo y después de un tiempo se generalizan. Los signos cardinales de la enfermedad son, entre otros, temblor en reposo y lentitud de los movimientos voluntarios. También puede acompañarse de algunas manifestaciones no motoras, como salivación excesiva, trastornos depresivos, dolores musculares, síndrome de piernas inquietas, etcétera. En fases avanzadas se presenta la dificultad para realizar actividades cotidianas y autocuidado, necesitando ser asistidos por la familia o un cuidador.

¿La enfermedad provoca demencia?

Aunque los fallos de memoria no son característicos de la enfermedad, algunos pacientes pueden presentar alteraciones de memoria reciente y solo algunos pacientes en fases avanzadas de la enfermedad pueden presentar demencia.

¿Es curable?


Por el momento no existe ningún medicamento o procedimiento que pueda curar la enfermedad, el tratamiento está encaminado a mejorar los síntomas de la enfermedad.

¿No hay tratamiento?


Aunque la enfermedad de Parkinson no es curable, en la actualidad existen modernos medicamentos que ya están disponibles en El Salvador y en la mayoría de países del mundo, que permiten lograr un excelente control de los síntomas en fases tempranas e intermedias de la enfermedad; pero estos medicamentos pueden volverse menos efectivos a medida avanza y luego de un período variable de la evolución de la enfermedad pueden aparecer fluctuaciones motoras que en algunos pacientes pueden ser de difícil control. También se dispone de la alternativa neuroquirúrgica de la enfermedad de Parkinson como la palidotomía y la estimulación cerebral profunda (DBS: “Deep Brain Stimulation”) que puede ayudar a mejorar los síntomas de la enfermedad de algunos pacientes.

¿No hay nada que hacer por el paciente?

Por el momento no existe ninguna alternativa de tratamiento médico o quirúrgico que pueda curar o detener la enfermedad, los recursos terapéuticos disponibles en la actualidad permiten mejorar independencia y la calidad de vida de las personas que viven con párkinson. Como tratamiento complementario es muy importante el tratamiento no farmacológico, como fisioterapia, educación especial, terapia del lenguaje, ejercicio físico y rehabilitación cognitiva y otras terapias no farmacológicas disponibles.

¿No hay apoyo para familiares?


En varios países del mundo existen Asociaciones Parkinson, y desde hace 17 años en El Salvador se cuenta con el grupo de apoyo APAES, donde se brinda a los pacientes y su familia apoyo, información, educación, consejos prácticos y algunas terapias no farmacológicas, además de otros servicios.

Ricardo López Contreras, neurólogo internista y director del Comité Científico Asesor de la Asociación de Parkinson de El Salvador (APAES), comentó que por la desinformación que existe sobre la enfermedad de Parkinson surgen mitos y conceptos erróneos que retrasan el diagnóstico temprano y los beneficios de un oportuno y adecuado tratamiento, lo cual impide apoyar a los cuidadores, impactando negativamente en la calidad de vida de los pacientes y familiares.

Esta enfermedad consiste en un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que controla el movimiento, mueren o sufren algún deterioro. Entre las características que presentan están: temblor de reposo, lentitud en la iniciación de movimientos y rigidez muscular.

Por lo tanto, es necesario eliminar los mitos y las falsas creencias sobre la enfermedad, con el objeto de mejorar la condición de vida de las personas que la viven y de sus familias. Las mejores herramientas en la lucha contra la desinformación y el estigma de este padecimiento son la información, la educación y la concientización a toda la población. Por eso, a continuación se presentan las interrogantes que giran en torno a mitos más comunes de este padecimiento.

9/5/14

El taichi mejora la estabilidad en pacientes con Parkinson 09-05-2014

.
El taichi mejora la estabilidad en pacientes con Parkinson

Carlos Martínez

Un nuevo estudio realizado con 195 pacientes con Parkinson muestra que la práctica regular de taichi permite mejorar la estabilidad y otros problemas comunes asociados a la enfermedad. El trabajo se publica en la última edición del 'New England Journal of Medicine'.

La media de edad de los participantes era de 68 años. Todos presentaban un diagnóstico clínico de enfermedad de Parkinson suave o moderado; sufrían problemas motores como temblores, ridigez o bradiquinesia (lentitud de movimientos); tomaban medicación para la enfermedad y podían caminar o permanecer de pie sin ayuda.

Los autores del trabajo, de distintas instituciones médicas de Oregon (EEUU), dividieron a los voluntarios en tres grupos, cada uno asignado a una actividad: un programa periódico de estiramientos, un plan de ejercicios de resistencia o sesiones de taichi. Los tres tipos de ejercicio se llevaron a cabo en sesiones de 60 minutos, dos veces a la semana, durante seis meses.

El diccionario de la RAE define taichi como un "tipo de gimnasia china, de movimientos lentos y coordinados, que se hace para conseguir el equilibrio interior y la liberación de la energía". Entre los numerosas variedades que existen de esta "gimnasia", los investigadores adoptaron una tabla de "seis movimientos y ocho posturas".


Plan de entrenamiento


El taichi mejora la estabilidad en pacientes con Parkinson

El protocolo exacto que se utilizó en el estudio no está descrito en la publicación del 'New England'. Según explica a ELMUNDO.es Fuzhong Li, del Oregon Research Institute y principal autor del trabajo, los monitores emplearon un folleto que recoge el plan de entrenamiento, entre ellos los ocho pasos del ejercicio que debían aprender los pacientes.

El documento concreta también los seis puntos en los que hacer "énfasis durante el entrenamiento": movimientos de tronco; balanceo del tobillo; desplazamiento del peso del cuerpo; movimientos con las articulaciones del tobillo; coordinación entre los ojos y las manos y ejercicios de respiración.

Los investigadores evaluaron a los participantes al comienzo del estudio y al cabo de tres y seis meses. Durante este tiempo, los pacientes siguieron con su rutina habitual (incluida la práctica de ejercicio adicional). Según los resultados, el grupo de taichi estaba significativamente mejor que los otros dos.

La principal referencia para medirlo fue un indicador llamado "estabilidad postural". Se evaluó según los límites que podían alcanzar los pacientes al realizar una serie de movimientos sin desplazar el centro de gravedad del cuerpo o caerse, y el control de la dirección del cuerpo durante la actividad.

Al cabo del periodo de estudio también se observaron diferencias significativas en otros problemas comunes. Por ejemplo, el número de caídas fue menor entre los que hicieron taichi: un 67% menos que el grupo de ejercicios de estiramiento, y ligeramente inferior respecto a la actividad de resistencia).

Tres meses después de concluir la investigación, los resultados se mantenían. En el trabajo, según explica Fuzhong, no se midió la curva de aprendizaje de los ejercicios de taichi. "Sin embargo, al analizar los datos, no vimos una mejora clara hasta después de cuatro meses", explica el investigador, que considera que este tiempo puede reflejar el tiempo necesario para aprenderse los movimientos.

elmundo.es
.

15/4/14

Los temblores no siempre están presentes en pacientes con parkinson 15-04-2014


Los temblores no siempre están presentes en pacientes con parkinson

Parkinson

El parkinson en una enfermedad neurodegenerativa que muchas personas asocian con temblores. Sin embargo, no todos los pacientes diagnosticados con esta patología tienen que padecer necesariamente este síntoma. La enfermedad de parkinson puede empezar a manifestarse con rigidez muscular, pérdida de reflejos posturales, cierta inestabilidad en el equilibrio y la marcha, e incluso por una postura encorvada.

La Doctora Maria Jose Martí, neuróloga de la unidad del parkinson y de los trastornos de movimiento del Hospital Clínic de Barcelona, afirma que existen diferentes indicadores que pueden ser síntoma de un parkinson.

Parkinson, un diagnóstico difícil

Una persona que acuda a la consulta neurológica y que presente síntomas como los enumerados anteriormente, a pesar de no presentar temblores, puede ser un paciente con parkinson. Cuando los síntomas son claros basta con que el médico los conozca para poder realizar este diagnóstico, pero en ocasiones resulta más complicado saber a ciencia cierta si esta persona padece esta enfermedad o no, ya que el cuadro que presenta no afecta tanto al sistema motor ni presenta rigidez muscular. Muchas veces los estadios iniciales del parkinson se presentan de la mano de una depresión o de trastornos del sueño, así que lo más recomendable es someter al paciente a una exploración para llegar al diagnóstico final. Tampoco existe una prueba clínica concreta que confirme que se sufre esta enfermedad. Así que el especialista debe ser observador y valorar los síntomas que se presentan y la reacción que el paciente muestra frente a los tratamientos con medicación indicada para el parkinson. Sí que es cierto que los médicos pueden apoyar sus diagnósticos con unas pruebas radiológicas que ayudan a visualizar si existen alteraciones en algunos de los puntos claves de esta enfermedad. Las resonancias magnéticas también son de ayuda para descartar otras patologías.

Parkinon, una enfermedad que puede llevar a la confusión

En fases iniciales el parkinson puede confundirse con otras alteraciones, ya no solo por los síntomas sino por la reacción a los fármacos recetados. Además, el factor de los temblores no es estrictamente necesario para que se confirme un diagnóstico positivo en cuanto a esta patología. De hecho, la enfermedad puede ir variando a lo largo del tiempo, y mientras que puede no presentar temblores en la fase inicial y manifestarse éstos más adelante, también se puede dar la situación contraria, es decir, temblores al principio y su desaparición un tiempo después.

En qué momento se deben iniciar los tratamientos

Los tratamientos para luchar contra el parkinson pasan por diversas soluciones: fármacos, parches cirugía... El fármaco más activo es la levodopa, un tratamiento sustitutivo.

Hay muchas maneras de tratar esta enfermedad, pero en ningún caso se puede lograr un retroceso en el estado del paciente. De momento lo que se consigue es disminuir los síntomas y enlentecer la evolución de la patología. El paciente debe empezar a tratarse en cuanto se diagnostica. El neurólogo será el encargado de establecer cuál de los tratamientos es el más adecuado en función de los síntomas personales de casa paciente.

Enfrentarse a un diagnóstico de parkinson

No todos los pacientes reaccionan igual cuando se les diagnostica una enfermedad como el parkinson. Normalmente, quienes peor se lo toman son las personas jóvenes ya que al llevar un ritmo de vida más activo tienden a deprimirse al pensar que su futuro se perfila trágico y limitado. Cada médico deberá adoptar unas palabras y una actitud diferente con cada paciente a la hora de comunicar el diagnostico final. De hecho, para que no se produzcan estos estados de depresión, es importante aclarar que no todas las personas con parkinson tienen que acabar en una silla de ruedas.

Existen casos de pacientes que han conseguido estabilizar los síntomas durante 20 años sin presentar empeoramientos de salud, todo ello gracias a los tratamientos recetados.

vivirmejor.es

4/4/14

Un 20% enfermos de Parkinson sin problemas cognitivos desarrollará demencia 04-04-2014


Un 20% enfermos de Parkinson sin problemas cognitivos desarrollará demencia

Un 20% de los enfermos de Parkinson sin problemas cognitivos desarrollará demencia, según ha afirmado hoy el neurólogo del Hospital Universitario de Stavenger (Noruega) Dag Aarsland en una jornada que sobre esta enfermedad ha celebrado el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de Navarra.

Este centro indica un comunicado que diversos factores de riesgo están implicados en el desarrollo de la demencia en los enfermos de Parkinson, entre ellos la edad, la gravedad de la enfermedad o la presencia de problemas cognitivos leves, y de hecho precisa que cerca de un 80% de las personas con Parkinson avanzado (afectados desde hace veinte años y con problemas motores severos) desarrolla demencia.

Un deterioro cognitivo que conlleva una repercusión social no sólo porque reduce la supervivencia del enfermo sino porque al mismo tiempo incrementa los costes sanitarios y por ello las líneas de investigación buscan definir y cuantificar de manera temprana estas alteraciones.

El objetivo es prevenir la progresión a la demencia e incluso desarrollar nuevos fármacos más específicos para este grupo de pacientes.

En opinión de Aarsland, "la enfermedad de Parkinson es mucho más que un trastorno del movimiento" ya que "la implicación de problemas neurocognitivos influye no sólo en la calidad de vida del paciente sino también en la de su familia" y por eso "el diagnóstico precoz mejorará el abordaje terapéutico de estas alteraciones y de la propia enfermedad de Parkinson". EFE

-abc.es-

30/3/14

Café impulsa búsqueda de drogas para el Parkinson y demencia senil


Café impulsa búsqueda de drogas para el Parkinson y demencia senil

Lo que han descubierto es que la cafeína, la droga más consumida del mundo, no sólo despierta a las personas

elespectador.com/

En busca de pistas para hallar tratamientos para el Parkinson y el Alzheimer, los científicos han puesto los ojos en la taza de café que beben todas las mañanas.

Lo que han descubierto es que la cafeína, la droga más consumida del mundo, no sólo despierta a las personas. Se la ha relacionado con mejoras en la memoria y al parecer protege contra la destrucción de células cerebrales. Un estudio reveló que las personas que bebían dos o más tazas de café por día tenían un 40 por ciento menos de riesgo de sufrir Parkinson.

Animadas por estos hallazgos, algunas compañías están diseñando fármacos que reproducen estos beneficios. Las investigaciones más avanzadas se lograron en el Parkinson. Por lo menos una farmacéutica, Kyowa Hakko Kirin Co., el año pasado obtuvo autorización en Japón para elaborar un producto de ese tipo y luego inició ensayos en los Estados Unidos. El desafío es ir más allá del efecto estimulante de un expreso con leche y vainilla para lograr una acción más potente sobre el cerebro... sin efectos secundarios como dolor de cabeza, irritabilidad y nerviosismo.

“La cafeína tienen importantes beneficios para la cognición”, dijo Jiang-Fan Chen, profesor de neurología y farmacología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston. “Más y más personas creen que este es un beneficio potencial real que deberíamos investigar”.

La cafeína, que se encuentra naturalmente en más de sesenta plantas, ingresa al cerebro rápidamente una vez que se la consume. Luego, se adhiere a las células en los mismos sitios que interactúan con la adenosina, sustancia química que actúa como sistema de frenos del cerebro. Al bloquear el receptor de adenosina, la cafeína despeja el sueño y genera la claridad mental que hace del café una de las bebidas más populares del mundo.

Planes postergados

Convertir eso en una medicación no ha sido fácil. Merck Co., la segunda mayor compañía farmacéutica de los Estados Unidos por ventas, puso fin al desarrollo de un tratamiento de este tipo para el mal de Parkinson el año pasado luego de que los ensayos de fase tardía indicaran que no funcionaba. Y la japonesa Kyowa debió postergar los planes de llevar su droga al mercado estadounidense.

“Una de las razones por las que debemos desarrollar una droga en lugar de usar cafeína, que puede consumirse de manera muy económica, es que necesitamos un efecto más amplio que el que se obtiene con la cafeína, sin los efectos secundarios”, explicó Bertil Fredholm, investigador sueco que estudió los efectos de la cafeína durante más de cuarenta años, en una entrevista por Skype.

Por lo menos cinco grandes estudios han demostrado que consumir más cafeína puede contribuir a reducir el riesgo de padecer el mal de Parkinson, dijo Chen, quien junto con Fredholm el año pasado escribió una revisión de investigaciones. En un estudio con ratas, el consumo crónico de cafeína previno la pérdida de células nerviosas.

“Es esta convergencia de la epidemiología con los estudios con animales sobre el efecto neuroprotector lo que ha despertado el entusiasmo en este campo”, declaró.

Hasta que no haya una droga similar a la cafeína para mejorar el funcionamiento de la mente, la gente puede tomar té o café o comer alimentos como el chocolate.

“Debemos alentar a las personas mayores a seguir bebiendo café como prevención y neuroprotección”, dijo Chen, cuyo laboratorio estudia la función de los receptores A2A de adenosina en diferentes trastornos, del Parkinson a la adicción a las drogas. El científico dice tomar una o dos tazas de café por día.

“Hay individuos que no deberían tomar ni café ni té y hay otros que pueden beberlos sin problemas en cantidad”, señaló Fredholm, que comienza el día con café y luego bebe té. “Hay que escuchar al cuerpo”.

3/3/14

Ejercicio para el Parkinson


Ejercicio para el Parkinson

Pronto saldrá un dispensador automático del medicamento

elnuevodia.com

Aunque parezca contradictorio, recomendarle ejercicio a un paciente de Parkinson, que lucha por controlar el movimiento o contra la rigidez, la verdad es que es una actividad clave para posponer la incapacidad.

“Ejercicio, ejercicio, ejercicio”. Lo repite una y otra vez la neuróloga Carmen Serrano Ramos, quien tiene una clínica para atender a los que padecen ese mal y hace investigación en el Recinto de Ciencias Médicas, de la Universidad de Puerto Rico.

Que caminen, que corran bicicleta, que naden, que tomen clases de acuaeróbicos, de Yoga, de Tai Chi y hasta de baile. Toda actividad, claro, depende del estadío en que se encuentre el paciente, ya que una persona a la que le esté comenzando el mal podría correr bicicleta, mientras que uno en estadío intermedio, quizás necesitaría usar la bicicleta estacionaria.

“Tengo pacientes que llevan 10 años con Parkinson y siguen trabajando”, declara la experta para ilustrar el bienestar y el efecto preventivo que puede ofrecer tener la disciplina de mantenerse activo. La neuróloga explica que la actividad física ayuda a la persona a manejar los problemas de movimiento y, a largo plazo, retrasa la progresión de la enfermedad, ayuda a fortalecer los músculos y a mejorar el balance, entre otros.

Serrano aclara, sin embargo, que el ejercicio no es todo; es parte de un tratamiento multidisciplinario que integra medicamentos, ejercicios, nutricionista, terapias del habla (cuando se requiere), terapia ocupacional y física, y consultas con un trabajador social y un sicólogo, además de las visitas al neurólogo.

Explica la neuróloga que el Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta el movimiento, el control muscular y el balance, entre otras cosas, y que es resultado de una deficiencia del neurotransmisor dopamina. Es el segundo desorden neurodegenerativo más común después del Alzheimer.

Hasta ahora, no tiene cura y es más común en personas de 60 años o más. En un 15% o 20% de los casos hay un componente genético. También hay unos factores ambientales y de medicamentos, que pueden adelantar la muerte de las neuronas que producen la dopamina.

En el 85% o más de los casos, el diagnóstico se hace a base de los síntomas de la personas, explica Serrano. Los síntomas más característicos son: temblor de las manos mientras están en descanso (sin hacer nada), rigidez muscular, lentitud en movimiento y pérdida de balance al caminar. La persona puede presentar uno o más de estos síntomas.

Otros síntomas que también se presentan son: la pérdida de la expresión facial, que ocurre antes de que se presenten los problemas motores; y un cambio en el patrón de escritura para usar letras bien pequeñitas.

Serrano explica que, a veces, las personas han presentado otros problemas por un tiempo antes de tener problemas motores que nunca se vincularon con Parkinson y que, aparentemente, están vinculados como: estreñimiento, aumento en la frecuencia de orinar, disminución del volumen de la voz y disturbios del sueño.

Adelantos médicos

El tratamiento farmacológico consiste básicamente en medicamentos que promueven la producción de dopamina (dopaminérgicos). Que son los más efectivos. Hasta ahora se administran mediante pastillas, pero Serrano anticipa que se trabaja en una mecanismo para que la persona reciba la dosis automáticamente, como se hace con los dispensadores automáticos de insulina.

Para pacientes que estén en estadío intermedio o avanzado, que ya estén en la dosis máxima y necesiten algo más o tienen movimientos que no pueden manejar, está disponible la cirugía mediante la cual se coloca un neuroestimulador en el cerebro, lo cual mejora los síntomas del paciente, explica Serrano. La cirugía se hace en Ciencias Médicas.

La doctora advierte sobre tratamientos que se ofrecen a base de células madre y manipulación genética porque, las que realizan científicos e instituciones certificadas, todavía están en una fase experimental.

Investigación

Durante cirugías de estimulación profunda al cerebro de 10 pacientes, investigadores de la Universidad de Queensland, Australia, descubrieron que más de una parte del cerebro es responsable de planificar los movimientos del cuerpo, lo cual ayuda a entender la enfermedad y podría ayudar a futuros desarrollos médicos.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad California (UCLA) descubrió que la exposición al fungicida Benomyl, que fue prohibido en 2001, puede aumentar el riesgo de desarrollar Parkinson. Lo mismo ocurriría con otros 11 pesticidas.

Un estudio de la Universidad de Duke, que utilizó ratones, concluyó que una estimulación eléctrica a la columna dorsal mejora temporalmente los síntomas del Parkinson.

9/2/14

El poder terapéutico de la música 09-02-2014


El poder terapéutico de la música

Josep Lluís Galiana

Musicoterapia aplicada a la enfermedad de Parkinson, a cargo de la pianista Conxita Bentz. Concierto-presentación de los discos «¡Oh! Mundo» y «El alba de las emociones». Presenta: Victoria Mora Pardo (presienta de la Asociación de Parkinson de Valencia). Organizan: Asociación de Parkinson de València y Club Diario Levante. Colabora: Clemente Pianos. 3 de noviembre.

Antes que patrimonio histórico-cultural de élites urbanas, la música fue bálsamo y entretenimiento popular. Sin duda, así lo ve y así lo trasladó a la audiencia que asistía el pasado martes a la sala del Club Diario Levante la pianista, compositora y musicoterapeuta Conxita Bentz. Dictó conferencia —«Musicoterapia aplicada a la enfermedad de Parkinson»—, bien documentada, afrontó coloquio entre expertos e interpretó una colección de composiciones propias compiladas en sus discos «¡Oh! Mundo» y «El alba de las emociones».

Nadie cuestiona, hoy por hoy, las virtudes de la musicoterapia y sus efectos en pacientes con dolencias neurodegenerativas. Pero fue a raíz de vivir la experiencia de un familiar enfermo de Parkinson, cuando Bentz tomó contacto con esta dolencia sin curación y comenzó su particular investigación. Habló con neurólogos, inició una frutífera colaboración con la Asociación Catalana para Parkinson y desarrolló todo un programa musical de aplicación terapéutica.

Así es como nació el disco «¡Oh! Mundo», el particular homenaje de Conxita Bentz a los enfermos de Parkinson y un trabajo musical propio con el que aplicar técnicas terapéuticas destinadas a combatir y ralentizar la evolución imparable de esta enfermedad descubierta en 1817 por el neurólogo inglés James Parkinson.

Conxita Bentz ha estudiado en profundidad la enfermedad y sus prácticas terapéuticas inciden en todos y cada uno de los procesos degenerativos: hipocinesia, temblor de reposo, rigidez, trastorno de la marcha, postura en flexión del tronco, pérdida del lenguaje, hipofonesis, micrografía, depresión y demencia. El trabajo con 20 pacientes durante un período de tiempo ha dado sus buenos resultados a Conxita Bentz, si bien como señalaron desde la platea el musicoterapeuta y profesor de la Universitat de València, Francisco Blasco, y el director general del Balneario de Chulilla y especialista en medicina del bienestar para enfermos crónicos, Xavier Marí, la ausencia de mediciones objetivas, de una parametrización cuantificable de los resultados privaban a la interesante experiencia de Bentz de base científica. No obstante, el testimonio de una de las pacientes de Bentz, Lola Mesado, dejaba patente las mejoras que esta terapia musical proporciona a los enfermos de Parkinson.

«El disfrute de la música, citó Bentz al neurólogo Herv Platel, es un acto en el que intervienen muchos estímulos, afectando a todas las áreas del cerebro.» Esta terapia complementaria, explicó la especialista en música contemporánea por la Academia Mozarteum de Salzburgo, «incide en el cerebro, verdadero director de orquesta de todo nuestro cuerpo, en el corazón y en el aparato psicomotor, a través de la armonía, la melodía y el ritmo.»

Bentz concluyó el acto, como no podía ser de otra manera, con un breve concierto en el que interpretó, gracias a la colaboración de Clemente Pianos, diversas composiciones suyas recogidas en sus grabaciones registradas por el sello que dirige el músico AdriáNomada, S&S Animamusic.

levante-emv.com