17/12/14

Logran revertir mal de Parkinson a nivel experimental


Logran revertir mal de Parkinson a nivel experimental

Los científicos del Cinvestav lograron recobrar alteraciones motoras, que es lo primero que se pierde en ese padecimiento.


debate.com.mx

México.- Científicos mexicanos demostraron a nivel experimental, con ratas adultas, que se puede restaurar la movilidad de pacientes con mal de Parkinson, la principal enfermedad degenerativa del sistema motriz en todo el mundo.

Estos experimentos no han sido trasladados a humanos, pero se tomarán como una base científica, constatable y repetible de combate a esta enfermedad.

El estudio mexicano, encabezado por el doctor Jorge Aceves Ruiz, experto en fisiología e investigador emérito de Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav),  usa células madre para generar un tipo de células nerviosas conocidas como dopaminérgicas y  reactivar, de manera ordenada, la producción de dopamina en los cerebros de las ratas con síntomas de parálisis agitante o mal de Parkinson.

El tratamiento que han diseñado y probado en laboratorio usa células madre que se transforman en productoras de dopamina o dopaminérgicas.

“Nuestro tratamiento nos ha permitido recobrar esas alteraciones motoras, lo cual está asociado con recuperación de las neuronas y de las espinas dendríticas de las neuronas estriatales, que es lo primero que se pierde en la enfermedad de Parkinson”, explicó en entrevista el doctor Aceves Ruiz.

En el tratamiento las nuevas células dopaminérgicas mandan sus terminales al estriado; reinervan funcionalmente a las neuronas, inducen la recuperación de espinas dendríticas y recuperan la funcionalidad de la entrada cortical, agregó el fisiólogo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México.

11/12/14

Andar sobre una cinta mecánica ayuda a los enfermos de Parkinson 11-12-2014


Andar sobre una cinta mecánica ayuda a los enfermos de Parkinson

  • Estos enfermos tienen problemas para caminar y sufren más caídas y fracturas
  • Gracias al ejercicio los pacientes mejoran su capacidad para caminar

Como en el caso de muchas otras dolencias el ejercicio puede ser un gran aliado para los pacientes de Parkinson. Caminar de forma regular sobre una cinta andadora ayudaría a estos enfermos a mejorar sus capacidades motoras y a reforzar su autonomía, tal y como expone una revisión de estudios publicada en 'The Cochrane Library', la publicación de la Cochrane Collaboration, una organización internacional que se dedica a revisar las evidencias científicas sobre los tratamientos médicos.
El Parkinson es una enfermedad degenerativa, progresiva e incapacitante, que se caracteriza clínicamente por la lentitud de movimientos y del discurso (bradiquinesia), el temblor, la rigidez y la inestabilidad postural. Aunque las disfunciones que provoca la dolencia son apreciables en todos los estadios de la misma su severidad suele ir incrementándose a medida que el tiempo avanza.

Frecuentemente, los pacientes experimentan dificultad para andar y encadenar movimientos suavemente así como episodios de parálisis. Estas deficiencias, unidas a los problemas de equilibrio que también experimentan los enfermos, provocan una mayor incidencia de caídas, con el consiguiente riesgo de fracturas.

A la hora de luchar contra estos síntomas el uso de tratamientos no farmacológicos como la fisioterapia han ofrecido prometedores resultados. También recientemente se ha probado el uso de aparatos electromecánicos como la cinta andadora.

Con objeto de evaluar la eficacia de este último instrumento un grupo de investigadores dirigidos por Jan Mehrholz, del Instituto Científico de Kreischa (Alemania) analizó los datos obtenidos en ocho investigaciones en los que participaron un total de 203 pacientes.

Los científicos midieron las ventajas de incorporar o no el entrenamiento con una cinta andadora a la rutina de los enfermos de Parkinson, evaluando si gracias al ejercicio mejoraba la velocidad al caminar, la amplitud de la zancada, el número de pasos por minuto (cadencia) y la distancia recorrida.

Los autores llegaron a la conclusión de que la terapia tenía un efecto positivo en todos estos parámetros, con excepción de la cadencia al andar, que no se benefició del uso de este aparato. "El entrenamiento con cinta andadora parece ser una forma segura y eficaz de mejorar la manera de caminar en los enfermos de Parkinson", explica Mehrholz. "Algo crucial fue que se observaron muy pocos efectos adversos o caídas en pacientes que recibieron este tipo de terapia rehabilitadora".

No obstante, los científicos reconocen que estos hallazgos deben ser considerados con cautela, ya que están basados en un pequeño número de estudios. "Todavía existe la necesidad de ensayos más grandes que establezcan si el entrenamiento con cinta andadora puede ser empleado de forma segura como terapia rutinaria en los pacientes de Parkinson", matiza Mehrholz.

"También tenemos que contestar cuestiones básicas acerca de cuánto durarán los beneficios y en qué debe consistir un buen programa de entrenamiento. Por ejemplo, ¿con qué frecuencia y durante cuánto tiempo deben entrenar los pacientes?", se pregunta el investigador.

4/12/14

La actividad física diaria podría ayudar a reducir el riesgo de Parkinson

 
La actividad física diaria podría ayudar a reducir el riesgo de Parkinson

Seis horas a la semana realizando tareas domésticas o desplazándose al trabajo aparentemente protegen, según un estudio

healthfinder.gov

Una cantidad moderada de actividad física en su vida diaria puede reducir su riesgo de contraer Parkinson, según un estudio reciente.

"Descubrimos que un nivel medio de actividad física total diaria se asocia con un riesgo más bajo de contraer Parkinson", comentó la autora del estudio, Karin Wirdefeldt, del Instituto Karolinska en Estocolmo, en un comunicado de prensa de la revista Brain: A Journal of Neurology, que publicó su estudio.

Aunque el estudio halló un vínculo entre hacer ejercicio y un riesgo menor de Parkinson, es importante indicar que no fue diseñado para demostrar que el ejercicio fuera la causa definitiva de esta reducción en el riesgo.

La investigación contó con más de 43,000 mujeres y hombres en Suecia a los que se dio seguimiento durante un promedio de más de 12 años. Ninguno de ellos tenía Parkinson cuando se inscribieron. A casi 300 les habían diagnosticado el trastorno al final del estudio.

Los que realizaban más de 6 horas a la semana de actividad física, mediante las tareas domésticas y desplazándose al trabajo, tenían un riesgo de Parkinson un 43 por ciento más bajo que los que realizaban esas actividades durante menos de 2 horas a la semana, hallaron los investigadores.

Los investigadores también señalaron que los hombres con un nivel medio de actividad física tenían un 45 por ciento menos de probabilidades de contraer Parkinson que los que realizaban un nivel bajo de actividad física en total.

El ejercicio solo realizado en el tiempo libre no se asoció con un riesgo menor de Parkinson, según el estudio

9/11/14

Neuronas derivadas de células madre restauran la función motora en párkinson

 
Neuronas derivadas de células madre restauran la función motora en párkinson

Los resultados en animales son un 'gran paso' para plantearse su aplicación en humanos

abc.es

Millones de personas en todo el mundo padecen enfermedad de Parkinson, un trastorno del movimiento de momento incurable. Aunque existen tratamientos, las opciones actuales se asocian con efectos secundarios graves y pierden su eficacia con el tiempo. Desde hace años se especula con el trasplante de neuronas para ‘curar’ definitivamente la enfermedad y, según un estudio que se publica en «Cell Stem Cell» parece que se ha dado un gran paso en su aplicación en humanos: un equipo de investigadores la Universidad de Lund (Suecia) ha demostrado que el trasplante de neuronas derivadas de células madre embrionarias humanas (hESCs) puede restaurar la función motora en un modelo de rata de la enfermedad de Parkinson.

«Nuestro estudio representa un hito importante en la evaluación preclínica de las neuronas dopaminérgicas derivadas de células madre embrionarias humanas y proporciona una información esencial para su empleo en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson», señala el autor principal del estudio, Malin Parmar.

La enfermedad de Parkinson está causada, en parte, por la muerte de las neuronas que liberan dopamina, lo que conduce a la pérdida progresiva de control sobre la destreza y la velocidad del movimiento. Actualmente las opciones de medicamentos y de tratamiento quirúrgico disponibles pueden perder eficacia con el tiempo y causar efectos secundarios graves, como movimientos involuntarios y problemas psiquiátricos. Otros enfoques, como el trasplante de células fetales humanas, sí han obtenido beneficios clínicos a largo plazo, pero solo en algunos individuos y también se han asociado con movimientos involuntarios. Además, el uso de tejido de fetos humanos abortados presenta cuestiones logísticas como la disponibilidad limitada de células, lo que dificulta al trasplante de tejido fetal como una opción terapéutica realista.


Función motora normal

En este trabajo, los investigadores de la Universidad de Lund trasplantaron neuronas dopaminérgicas de derivadas de células madre embrionarias humanas en las regiones del cerebro que controlan el movimiento en un modelo de rata de la enfermedad de Parkinson. Las células trasplantadas sobrevivieron al procedimiento, restauraron los niveles de dopamina a cifras normales al cabo de cinco meses y establecieron el patrón correcto de las conexiones de larga distancia en el cerebro. Como resultado de ello, explica Parmar, la terapia restauró la función motora en los animales.

Los expertos creen importante destacar que las neuronas derivadas de células madre embrionarias humanas muestran una eficacia y una potencia similar a las neuronas fetales cuando se trasplantaron en el modelo de rata de la enfermedad de Parkinson, lo que sugiere que el enfoque basado en células madre puede ser una alternativa viable a los que ya han sido establecidos con células fetales en pacientes con párkinson.

En este sentido, Roger Barker, del Hospital de Addenbrooke de la Universidad de Cambridge (Gran Bretaña), en una comentario hace una ‘hoja de ruta’ para que este enfoque llegue a la clínica. «Debemos tener toda la información necesaria sobre las terapias basadas en este tipo de células para la enfermedad de Parkinson y reconocer de los errores cometidos. Además, la investigación de hacerse de manera colaborativa, sin ser tentado a tomar atajos, ya que un ensayo clínico prematuro podría tener un impacto negativo en todo el campo de la medicina regenerativa».

31/8/14

El estrés aumenta las posibilidades de sufrir Parkinson 31-08-2014

.
El estrés aumenta las posibilidades de sufrir Parkinson, según un experto

EFE

El estrés que conlleva el ritmo de vida actual tiene como consecuencia un aumento de la actividad del sistema glutamatérgico -un neurotransmisor cerebral- que influye en la puesta en marcha de los sistemas de degeneración de las neuronas responsables de la enfermedad de Parkinson.

Así lo ha afirmado el director del área de Neurociencias del Hospital Xanit Internacional de Benalmádena (Málaga), Víctor Campos, quien ha añadido que "el incremento de este tipo de padecimientos cerebrales puede ser indicativo de una forma de vida a la que, al menos por ahora, el cerebro de los humanos parece no estar adaptado".

Otro de los factores que influyen en la mayor frecuencia de la aparición de esta enfermedad están asociados al aumento de la esperanza de vida, aunque las mejoras terapéuticas han conseguido que la vida de los pacientes sea más prolongada y de mejor calidad.

Según Campos, se trata de una enfermedad poco común antes de los 50 años, y que aumenta su incidencia de forma progresiva a partir de los 60.

"Por nuestra experiencia hemos comprobado que existe una edad de riesgo (alrededor de los 72-75 años) en la que si la enfermedad aparece será más grave y con peor respuesta a los tratamientos", ha manifestado en un comunicado.

A pesar de ello, ha aclarado que un cinco por ciento de las personas que sufren esta enfermedad tienen menos de 40 años.

Con respecto a los síntomas, en la mitad de los pacientes se inician con rigidez y lentitud en la realización de movimientos voluntarios, y en el resto, están asociados a un temblor característico que aparece cuando el paciente está relajado.

El doctor confía en que a corto plazo se podrá curar esta enfermedad gracias a las múltiples líneas de investigación que existen, y ha resaltado la importancia que de momento suponen los fármacos para el tratamiento del Parkinson y las estrategias quirúrgicas, entre las que figura la estimulación cerebral profunda.

adn.es

.

25/8/14

El 40% de los enfermos de Parkinson sufren depresión

 
El 40% de los enfermos de Parkinson sufren depresión

rpp.com.pe.-Fabiola Espinoza Cañari

Ante cualquier temblor del cuerpo, muchos creen padecer Parkinson, pero esto no es así. El Dr. Carlos Cosentino, médico neurólogo y presidente de la Sociedad de Movimientos Anormales, explicó las razones en el programa Cuidando tu Salud, conducido por el Dr. Elmer Huerta desde Washington D.C.

“El temblor es un síntoma muy frecuente y tiene muchísimas causas, pero no todo lo que tiembla es Parkinson, dentro de eso, hay una condición médica que es un temblor esencial, que es más frecuente que el Parkinson y le da a la gente mayor… No todo temblor en el cuerpo es Parkison”, sostuvo el especialista.

Carlos Cosentino, señaló que el Parkinson no solo es temblor corporal, puede tener síntomas digestivos, problemas urinarios, y de erección en el caso de los varones; así como de memoria, del ánimo y dentro de esto la depresión.

El 40% de los enfermos de Parkinson sufren depresión, siendo este uno de sus síntomas más comunes, y muchas veces se presenta antes de las señales más visibles. “Uno de cada dos pacientes, harán depresión…”, agregó el médico neurólogo.

¿Qué origina la enfermedad del Parkinson? Su causa es la falta de dopamina, sustancia química producida por el cerebro, que ayuda a controlar el movimiento y la coordinación. Sin dopamina, las células del movimiento del cuerpo se ven impedidas de enviar mensajes a los músculos, ocasionando los temblores. Mayormente se presenta a partir de los 55 años de edad, aunque en el 10% de los casos aparece antes de los 40.

Este mal no es hereditario. “Es una enfermedad aislada, aunque hay un pequeño grupo de pacientes que tiene un Parkinson familiar, pero es la gran minoría, no es hereditaria”, añadió el galeno.

Concluyó que el tratamiento ideal para esta enfermedad está basado en dos pilares fundamentales: la atención con medicamentos y la fisioterapia, ya que la importancia de la actividad física es básica para mejorar la calidad de vida del paciente.

Se desconoce por qué la dopamina desaparece del organismo y, por lo tanto, el Parkinson, aún no tiene cura. Se espera que en los próximos años las investigaciones arrojen resultados positivos, que puedan aliviar este mal que aqueja a gran parte de la población mundial.

24/7/14

Manejar es un desafío para los pacientes con Parkinson /24-07-2014


Manejar es un desafío para los pacientes con Parkinson

Por Joene Hendry

Un estudio indica que los problemas cognitivos y musculares que provoca el Parkinson alteran la capacidad de manejar un vehículo en los adultos más mayores que padecen la enfermedad.

No obstante, existe "una gran variabilidad" en el rendimiento de cada paciente: algunos pueden manejar con tanta seguridad como lo hace una persona sin la condición neurodegenerativa.

El Parkinson es complejo y multifactorial, comentó a Reuters Health el doctor Ergun Y. Uc, quien recomendó que los pacientes con la enfermedad hablen con el médico sobre seguridad al conducir un vehículo. "Hay que evaluar a cada paciente", dijo el autor.

El Parkinson es una enfermedad cerebral degenerativa que causa temblores corporales, rigidez muscular y problemas para caminar y hablar.

El equipo de Uc, de la University of Iowa y del Centro Médico de Asuntos Veteranos de Iowa, comparó las habilidades visuales, físicas, cognitivas y de conducción vehicular en hombres y mujeres de unos 67 años, independientes y con licencia para conducir.

Del total, 84 personas tenían Parkinson leve a moderado y 182 no sufrían la enfermedad.

El 77 por ciento de los conductores con Parkinson cometió más errores en las señales de detención, los cambios de carril y los giros, y tuvo más problemas para controlar la velocidad y mantenerse en su carril que el grupo sin la enfermedad.

Pero el 23 por ciento de los conductores con Parkinson manejó con la misma seguridad que los conductores sanos, publicó el equipo en la revista Neurology.

Un instructor profesional de manejo evaluó filmaciones de los participantes en una ruta establecida de 45 minutos por el campo y la ciudad; eran vías de dos y cuatro carriles a bordo de un automóvil con sensores ocultos.

"El test no incluyó peligros súbitos", en los que el tiempo de reacción es crítico, aclaró el equipo.

Los conductores con Parkinson eran dos veces más propensos a cometer errores graves, como entrar a una intersección con luz roja o no detenerse ante la señal correspondiente.

La familiaridad con los caminos minimizaba esos errores; los problemas cognitivos y visuales fueron los mejores vaticinadores de conducción insegura.

Estos resultados parten de otros dos estudios del mismo equipo. Uno había demostrado que las personas con Parkinson no pueden detectar las señales de tránsito y las indicaciones junto al camino mientras manejan, y que son más propensos a cometer errores de seguridad.

El segundo estudio reveló que realizar otra actividad al manejar, como conversar con un pasajero, aumenta el riesgo de los conductores con Parkinson de cometer errores.

Uc está dirigiendo un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos para desarrollar un sistema predictivo de habilidades de manejo en estos pacientes.

FUENTE: Neurology, publicado online el 16 de diciembre del 2009

15/6/14

Rompamos los mitos del párkinson


Rompamos los mitos del párkinson

La enfermedad de Parkinson es una patología neurológica muy poco conocida por la población, esta falta de información hace que se acompañe de mitos y conceptos erróneos que retrasan el diagnóstico temprano al paciente.


laprensagrafica.com

Lo que deberías saber

Muchas personas tienen dudas sobre qué y cómo se origina esta enfermedad. También quién podría ser candidato a padecerla. Acá aclaramos algunas dudas.

¿Es una enfermedad contagiosa?


La enfermedad de Parkinson no se contagia, es un padecimiento neurodegenerativo que afecta un área del cerebro llamada sustancia nigra –o negra–, donde se produce el neurotransmisor llamado dopamina que se encarga del control de movimientos voluntarios y equilibrio. Los primeros síntomas y signos de la enfermedad aparecen solo cuando se ha llegado a un déficit de un 80 % en la producción normal de dopamina; sin embargo, la enfermedad ha iniciado de manera silente de 10 a 15 años antes.

¿Es una enfermedad hereditaria?


En la mayoría de personas con enfermedad de Parkinson no es de carácter hereditario; sin embargo, en la minoría de los casos pueden tener una alteración genética y afectar a varios miembros de una misma familia.

¿Es una enfermedad mortal?

Desde que se dispone de medicamentos eficaces para el tratamiento sintomático de la enfermedad, la mortalidad de las personas con enfermedad de Parkinson no es mayor que en otras personas de su misma edad que no padecen de esta enfermedad.

¿Solo afecta a personas mayores?

La enfermedad de Parkinson no es parte normal del envejecimiento, aunque es más frecuente en adultos mayores. Esta empieza a manifestarse a partir de los 50 años de edad; aunque con menos frecuencia puede presentarse en jóvenes de 20 o 30 años de edad.

¿Las personas que tiemblan tienen párkinson?

No todas las personas que padecen de temblor tienen enfermedad de Parkinson y no todos los pacientes con párkinson tienen temblor, en algunas personas con párkinson el temblor es mínimo o ausente. La causa más frecuente de temblor en el adulto joven y adulto mayor es otra enfermedad neurodegenerativa llamada temblor esencial. Las manifestaciones clínicas motoras que caracterizan la enfermedad de Parkinson inician en la mitad del cuerpo y después de un tiempo se generalizan. Los signos cardinales de la enfermedad son, entre otros, temblor en reposo y lentitud de los movimientos voluntarios. También puede acompañarse de algunas manifestaciones no motoras, como salivación excesiva, trastornos depresivos, dolores musculares, síndrome de piernas inquietas, etcétera. En fases avanzadas se presenta la dificultad para realizar actividades cotidianas y autocuidado, necesitando ser asistidos por la familia o un cuidador.

¿La enfermedad provoca demencia?

Aunque los fallos de memoria no son característicos de la enfermedad, algunos pacientes pueden presentar alteraciones de memoria reciente y solo algunos pacientes en fases avanzadas de la enfermedad pueden presentar demencia.

¿Es curable?


Por el momento no existe ningún medicamento o procedimiento que pueda curar la enfermedad, el tratamiento está encaminado a mejorar los síntomas de la enfermedad.

¿No hay tratamiento?


Aunque la enfermedad de Parkinson no es curable, en la actualidad existen modernos medicamentos que ya están disponibles en El Salvador y en la mayoría de países del mundo, que permiten lograr un excelente control de los síntomas en fases tempranas e intermedias de la enfermedad; pero estos medicamentos pueden volverse menos efectivos a medida avanza y luego de un período variable de la evolución de la enfermedad pueden aparecer fluctuaciones motoras que en algunos pacientes pueden ser de difícil control. También se dispone de la alternativa neuroquirúrgica de la enfermedad de Parkinson como la palidotomía y la estimulación cerebral profunda (DBS: “Deep Brain Stimulation”) que puede ayudar a mejorar los síntomas de la enfermedad de algunos pacientes.

¿No hay nada que hacer por el paciente?

Por el momento no existe ninguna alternativa de tratamiento médico o quirúrgico que pueda curar o detener la enfermedad, los recursos terapéuticos disponibles en la actualidad permiten mejorar independencia y la calidad de vida de las personas que viven con párkinson. Como tratamiento complementario es muy importante el tratamiento no farmacológico, como fisioterapia, educación especial, terapia del lenguaje, ejercicio físico y rehabilitación cognitiva y otras terapias no farmacológicas disponibles.

¿No hay apoyo para familiares?


En varios países del mundo existen Asociaciones Parkinson, y desde hace 17 años en El Salvador se cuenta con el grupo de apoyo APAES, donde se brinda a los pacientes y su familia apoyo, información, educación, consejos prácticos y algunas terapias no farmacológicas, además de otros servicios.

Ricardo López Contreras, neurólogo internista y director del Comité Científico Asesor de la Asociación de Parkinson de El Salvador (APAES), comentó que por la desinformación que existe sobre la enfermedad de Parkinson surgen mitos y conceptos erróneos que retrasan el diagnóstico temprano y los beneficios de un oportuno y adecuado tratamiento, lo cual impide apoyar a los cuidadores, impactando negativamente en la calidad de vida de los pacientes y familiares.

Esta enfermedad consiste en un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que controla el movimiento, mueren o sufren algún deterioro. Entre las características que presentan están: temblor de reposo, lentitud en la iniciación de movimientos y rigidez muscular.

Por lo tanto, es necesario eliminar los mitos y las falsas creencias sobre la enfermedad, con el objeto de mejorar la condición de vida de las personas que la viven y de sus familias. Las mejores herramientas en la lucha contra la desinformación y el estigma de este padecimiento son la información, la educación y la concientización a toda la población. Por eso, a continuación se presentan las interrogantes que giran en torno a mitos más comunes de este padecimiento.